Síguenos en las redes

@unblogdepalo

Correo electrónico

info@unblogdepalo.com

Montemayor del Río es uno de esos insólitos municipios de tu provincia que se te había pasado por completo desapercibido a lo largo de los años y que, conociéndolo ahora, no sabrías bien el porqué. Este pequeñísimo pueblo a caballo entre las sierras de Béjar y de Francia, muy cerca de la “capital” de esta zona y en un precioso paraje natural, ofrece al visitante calles mágicas, paisajes verdes y un castillo de cuento. ¿Te vienes a conocer Montemayor del Río en la provincia de Salamanca?

Montemayor del Río qué ver

Montemayor del Río en la historia

No hay demasiadas constancias documentales de la existencia de Montemayor del Río en época romana, sin embargo, este pequeño pueblo se sitúa a unos 3 o 4 kilómetros de la calzada romana de la Vía de la Plata. Esta importantísima ruta cruza la provincia de Salamanca y fue utilizada durante la época romana desde el sur de la Península hasta Asturias. Además, las tierras de Montemayor tendrían cierto interés en este momento ya que delimitaban la zona de Salamanca y Cáceres y se situaban justo al lado de la ruta comercial.

En la Alta Edad Media, la época de los visigodos, serían muchos los pueblos que pasaron por la zona de Montemayor, y con la llegada de los musulmanes quedaría bajo este espacio. La provincia de Salamanca comenzó su reconquista, tardía, ya que durante un buen periodo quedó en “tierra de nadie” en el siglo X con Ramiro II de León tras las victorias de Simancas y Alhandega.

No será hasta el siglo XIII cuando aparezca citado el concejo de Montemayor, creado gracias al interés del rey Alfonso IX de León tras la repoblación total de las sierras de Francia y de Béjar. Curiosamente Montemayor formó parte del reino de León, mientras que la cercana y actual localidad de Peñacaballera lo hacía del de Castilla y pocos kilómetros más debajo de las tierras de Plasencia. Sin duda, lugar limítrofe donde los haya.

Uno de los eventos fundamentales para este pueblo y su “comarca” es la formación del señorío de Montemayor, que todavía no era del Río, en el final del siglo XIII, en época en la que le rey de Alfonso X “el sabio” reinaba en las tierras castellanas. Su hijo Don Pedro, se convertirá en primer señor de esta zona, como de otras muchas en la actual Salamanca. Durante los siglo XIV y XV serán muchos los personajes, señores e infantes que dominarán estas tierras. En el siglo XVII el señorío de Montemayor pasó a convertirse en Marquesado con la división de su territorio en varias zonas.

Desde 1833 Montemayor pertenece a la provincia de Salamanca, pero no será hasta el siglo XX cuando adopte el actual “del Río”, convirtiéndose así la localidad que conocemos hoy. En 1982 fue declarado Conjunto Histórico Artístico entrando a formar parte de los muchos pueblos bonitos que hay en la provincia como La Alberca, Miranda del Castañar, Puente del Congosto, Candelario…

Que ver en Montemayor del Río

No hay muchos miradores para parar entre las curvas de la sinuosa carretera que conecta Peñacaballera con Montemayor. Pero si te fijas, entre las curvas, descubrirás las preciosas vistas del pueblo sobre el cerro con su dominante castillo y la sucesión de casitas tradicionales desparramándose por la ladera. Las vistas desde el exterior del pueblo son muy bonitas, está completamente inmerso entre robles, helechos, bosque charro…

Castillo de Montemayor

Castillo de San Vicente (del Paraíso)

El imponente castillo de Montemayor del Río es, probablemente, un edificio medieval iniciado en el final del siglo XIII, sobre lo que pudo ser una fortificación anterior. No es extraño en esta zona limítrofe entre las actuales provincias de Salamanca y Cáceres. El castillo cominza a construirse durante el señorío del infante don Pedro, hijo de Alfonso X “el sabio” y, como hemos citado anteriormente, primer Señor de Montemayor. A partir del siglo XVI se convirtió en un auténtico palacio renacentista, perdiendo en parte su función militar pero funcionando con gran apogeo, pero a partir de la siguiente centuria cayó prácticamente en desuso.

Durante los últimos años se ha llevado a cabo una intensa labor de restauración que ha permitido que el castillo sea visitable y, además, albergue un restaurante con terraza en el patio interior. En el interior, se ubica el Centro de Interpretación del Medievo, donde se hace un recorrido sobre el contexto histórico de la época de creación del castillo. El acceso al castillo se realiza a través de un gran foso, con puente entre dos pequeñas torrecillas que enmarca la puerta de entrada. El terreno del castillo no terminaba donde lo hace hoy ya que había una barbacana en la que se incluía la actual iglesia de la Asunción y algunas casas como la del Corregidor, dominando así, lo alto del cerro. El castillo destaca en su vista por sus varias torres de diferentes plantas y tamaños y sus almenas muy bien conservadas.

El castillo es visitable solo como parte de las visitas guiadas, no se puede realizar la visita de forma individual. Por supuesto, muy recomendable, no solo para conocer el castillo y su historia, sino también para disfrutar de las vistas desde el mismo.

Castillo de Montemayor del Río
Castillo de Montemayor del Río

Iglesia de la Asunción

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción se encuentra, como el castillo y habiendo sido parte de este, en lo alto del municipio. Esta pequeña iglesia tiene origen en el final románico y así lo atestigua la parte de la cabecera con elementos decorativos exteriores como los canecillos que se pueden ver todavía. En el interior, se percibe como la construcción se realiza en pleno momento de transición al gótico, con un gran arco apuntado y bóveda de crucería típica de la transición al gótico.

Interior de la iglesia parroquial de Montemayor
Interior de la iglesia parroquial de Montemayor

 

Además del retablo de época renacentista, personalmente, me llamaron la atención algunos elementos decorativos de los muros laterales. Frente a la puerta de entrada encontraréis un gran fresco con regular estado de conservación en el que aparece la representación de San Cristobal, probablemente uno de los patronos venerados en la zona. En el lado contrario una preciosa ventana con cenefa decorativa que da la sensación de inscribirse ya entre el gótico y el renacimiento.

El exterior de la iglesia no tiene gran profusión decorativa más allá de los canecillos de la cabecera, la gran torre del siglo XVI y el arco apuntado flanqueado por grandes contrafuertes y enmarcado. Es, sin duda, una iglesia muy sencilla, típicamente serrana.

El exterior macizo de la iglesia
El exterior macizo de la iglesia

La Playa Mayor

La Playa Mayor de Montemayor del Río es, sin duda, el corazón de la vida cotidiana y del interés turístico del pueblo. Se trata de una bonita plaza serrana de planta cuadrada muy irregular con casas de dos plantas con grande balcones corridos de madera muy al estilo serrano. La única pega para esta plaza es la cantidad de coches que encontraréis aparcados en ella, que impiden tomar unas bonitas fotos de algunos de los laterales.

Vistas de la plaza (tapando coches)
Vistas de la plaza (tapando coches)

 

En el centro de la plaza una preciosa fuente con una cursa composición, la parte baja “fuente” y en la parte alta el “rollo”, muy típico en la zona de Salamanca y de Castilla y León. Este tipo de elementos eran los símbolos que servían a los pueblos, ciudades y municipios para delimitar o demarcar su autoridad jurisdiccional. Así, la localidad tenía una cierta autonomía y regulación sobre las normas que todo “extranjero” que llegase debía conocer y cumplir. Los rollos o picotas se suceden en numerosos municipios salmantinos y este de Montemayor se ha utilizado para formar parte de la fuente de la Plaza Mayor.

Vista de la fuente con el rollo en Montemayor del Río
Vista de la fuente con el rollo en Montemayor del Río

Ermita de San Antonio

Nada más llegar al pueblo, muy cerca del Río Cuerpo de Hombre se encuentra la ermita del siglo XVII en honor a San Antonio. Junto a ella una curiosa Cruz de Piedra con bolas como elemento decorativo. Las tales bolas no son otra cosa que granadas, un símbolo que tras la conquista de la ciudad empezó a formar parte de numerosos elementos, entre otros, el escudo de los Reyes Católicos.

También de la época de la ermita el templete que alberga, actualmente, una fuente a la entrada del pueblo. El Puente que da acceso a Montemayor, el de Piedra, también pertenece al final del siglo XVII e inicios del siglo XVIII.

Puente de pieda
Puente de pieda

Las calles y la arquitectura tradicional serrana

Por supuesto, a parte de la gran monumentalidad del castillo y la siempre presente iglesia parroquial, lo que más llama la atención en Montemayor del Río es su precioso centro histórico. Las callejuelas de esta localidad son una auténtica delicia, calles empedradas típicas de la zona serrana y casas construidas con grandes muros de mampostería impenetrables y galerías y balcones de madera. Si conocéis Hervás y Béjar, encontraréis muchísimas similitudes ya que estamos ante el mismo tipo de arquitectura tradicional, menos decorada que la de la Sierra de Francia, pero con la misma estructura arquitectónica.

Vistas de la sierra desde Montemayor del Río
Vistas de la sierra desde Montemayor del Río

 

Las casas de Montemayor suelen tener dos pisos de altura y grande balcones corridos, balconcillos o galerías, con techos salientes que cubren ante las intemperies y lluvias. El pueblo, además, está muy bien conservado y son numerosas las flores que decoran todas estas balconadas. En las portadas de las casas, viviendas particulares en su mayoría y algunos talleres artesanales, se encuentran diversas inscripciones.

Calles de Montemayor del Río
Calles de Montemayor del Río

 

En los muros de estos edificios no es raro encontrar algunos escudos familiares, hidalgos que se establecieron en la zona, sobre todo, durante el siglo XVI. Estas familias, de ciertos linajes cercanos a la nobleza, gustaban de exhibir sus escudos en las fachadas y, todavía hoy, se conservan algunos de ellos. Fíjate en las fachadas, encontrarás algunos como este de los Flores de Tórtoles.

Escudo de los Flores de Tórtoles

Datos prácticos para organizar la visita

Cómo llegar

No es fácil llegar a Montemayor del Río si no dispones de vehículo propio, las conexiones con la sierra desde Salamanca no son las mejores, hay algunos autobuses de línea. Si vas con el coche, lo más sencillo, desde Salamanca o desde Cáceres debes tomar la A-66 (autovía de la Ruta de la Plata) en dirección Béjar. Si vas desde el norte, tras pasar Béjar, tomarás el desvío en el kilómetro 424 en dirección Peñacaballera. Este municipio está a dos kilómetros del desvío, desde allí verás las indicaciones y a cuatro kilómetros más, tras una bajada con bastantes curvas encontrarás Montemayor del Río.

Más callejuelas del pueblo
Más callejuelas del pueblo

Dónde comer o dormir

Montemayor tiene pocos habitantes, en torno a unos 250. Pero dispone de servicios para poder comer y dormir en la misma localidad. Hay un par de bares en el pueblo, uno de ellos es el Restaurante que está en el castillo. Cuenta con una gran terraza dentro del antiguo patio de armas. También encontrarás otro bar cerca de la plaza Bar El Moderno.

Al ser un pueblo tan chiquitito no hay demasiados alojamientos rurales, pero está cerca de varios pueblos con numerosas posibilidades como Baños de Montemayor que cuenta con una importante historia termal. Es un pueblo a unos 8 – 10 kilómetros y allí podéis disfrutar de spa, piscinas termales, relax absoluto. Por supuesto, a 12 kilómetros también se encuentra Béjar, en el que hay numerosos servicioes de restauración y alojamiento.

 

Interior del restaurante que hay en el castillo
Interior del restaurante que hay en el castillo

Cerca de Montemayor del Río

Algunos lugares que puedes visitar cerca de Montemayor del Río

  • La Sierra de Francia es una de las comarcas más interesantes de Salamanca. Está llena de preciosos pueblos con una arquitectura tradicional única como Miranda del Castañar, Mogarraz, Sequeros… Por supuesto, en la parte más al sur de la sierra, se encuentran las Batuecas, un espacio natural perfecto para el senderismo y disfrutar de la naturaleza.
  • La Alberca es el pueblo más bonito y conocido de la provincia de Salamanca. Es muy agradable pasear por sus calle empedradas con sus casas típicas y tradicionales. El pueblo de mi infancia que no te deberías perdera.
  • Otros pueblos como Monleón, pequeños pero realmente encantadores. De Monleón nos gusta todo, su castillo, sus puertas de entrada, el verraco y sus rutas de senderismo.
  • Hervás y Candelario, a un lado y otro de la sierra de Béjar dos pueblos preciosos, muy diversos entre sí, pero que merecen una visita.
Palo en Montemayor del Río a la solana
Palo en Montemayor del Río a la solana

 

Un blog de Palo

Un blog de Palo, un pequeños blog sobre viajes, itinerarios turísticos, presupuestos y mucha gastronomía.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *