Qué ver en Pompeya
Europa

Mis lugares preferidos Patrimonio de la Humanidad en Italia

No engaño a nadie si digo que Italia es el país del mundo que más me gusta y que, además de España, es el que mejor conozco. Mis cinco años de estancia allí y varios viajes por el país, me han permitido conocer muchos lugares, de norte a sur. Muchos de estos lugares están ligados al arte y la arquitectura, aunque también he visitado muchos entornos naturales, rurales, etc. Italia es, por la cantidad de sitios inscritos, el país con más reconocimientos Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En total, hasta julio del año pasado cuenta con 55 “sitios”, que en realidad son muchos más porque hay algunos conjuntos que cuentan con varias ubicaciones. Hoy te cuento mis lugares preferidos del Patrimonio de la Humanidad en Italia.

Mis lugares preferidos del Patrimonio de la Humanidad en Italia

Sassi de Matera (1993)

El centro histórico de Matera es uno de los más singulares del mundo. Los Sassi de Matera son desde 1993 uno de los lugares Patrimonio UNESCO en Italia por su originalidad. Se trata de grandes conjuntos de rocas excavadas en las que durante siglos vivieron los habitantes de la ciudad. Junto a estas curiosas viviendas se encuentran también las iglesias rupestres de Matera y de la Murgia son también parte de este patrimonio histórico y cultural. La imagen de Matera es una de las más curiosas de Italia, las vistas de la ciudad son un auténtico “belén” a tamaño original, tanto es así que la propia Matera interpretó el papel de Jerusalén en películas como La Pasión de Cristo. Sin lugar a dudas los Sassi y la Murgia son uno de mis lugares preferidos del Patrimonio Unesco en Italia.

Matera qué ver
Vistas desde el mirador de Piazza Vittorio Veneto

Pompeya, Herculano y Torre Nunziata (1997)

El conjunto formado por las ciudades de Pompeya, Herculano y Torre Nunziata consiguió su reconocimiento por la UNESCO en 1997. Las tres ciudades arrasadas por la erupción dramática del Vesubio en el siglo I son hoy lugares arqueológicos únicos en los que visitar la antigua Roma. La vida se paró en pocos días en aquel trágico agosto del 79 d.C. dejando enseres, villas y establecimientos tal como sus dueños los habían dejado. La vida se detuvo y hoy podemos contemplar cómo era aquella vida a través de las piedras de estos parques arqueológicos. Pompeya es impresionante por las dimensiones y Herculano por la conservación de algunos de sus rincones. Villa Pompea y Oplonti, en el término de Torre Nunziata son menos conocidas, pero igualmente interesantes. Por desgracia, otro de mis favoritos.

Templo de Apolo en Pompeya
Templo de Apolo en Pompeya

Trulli di Alberobello (1996)

Alberobello además de ser uno de los pueblos más bonitos de Italia es uno de los más conocidos. Es famoso por su arquitectura tradicional y única en todo el país: los trulli. Se trata de pequeñas construcciones residenciales hechas con piedra caliza y enyesada que desde hace siglos ha formado parte del patrimonio cultural del Valle de Itria. Hace siglos que se edificaron los primeros como residencia de las gentes humildes de estos pueblos y como refugio en los campos de labor. Su estructura tubilar y su techumbre cónica le da un aspecto muy curioso. Desde su inserción en los lugares Patrimonio en Italia se ha convertido en un pueblo muy turístio pero, sin duda, merece la pena su visita.

El trullo siamese de Alberobello
El trullo siamese de Alberobello

Siracusa (2005)

Además de ser uno de mis lugares preferidos Patrimonio de la Humanidad en Italia es una de las ciudades que más me gusta tanto en Sicilia como en el resto del país. La nominación, en 2005, se divide en dos la Necrópolis de Pantálica una de las más antiguas de Italia datada entre los siglos XIII y VII a.C y la isla de Ortigia y los restos clásicos de la ciudad. En Siracusa se conservan restos de la antigüedad clásica en un gran parque arqueológico en el que existe un gran teatro griego, un antiguo anfiteatro romano, la famosa Oreja de Dioniso y algunos templos como el de Atenea. El centro histórico de Siracusa es encantador, calles con grandes palacios barrocos y callejoncitos escondidos que acaban prácticamente en el mar. Siracusa es bellísima, mezcla de Palermo, Catania, Trapani y La Valeta.

Ivrea (2018)

He tenido la suerte de vivir en tres ciudades italianas y dos de ellas son Patrimonio de la Humanidad: Verona e Ivrea. La tercera, Pavía, fue candidata, pero todavía no lo ha conseguido. Quién diría que el pueblito turinés de Ivrea es uno de los sitios UNESCO en Italia… Y es que Ivrea, un municipio con calles empedradas y castillo en lo alto no es patrimoni de la Humanidad por su centro histórico sino por su importantísimo pasado industrial. En Ivrea se originó la gran empresa italiana Olivetti, allí se encuentran muchos de sus edificios y en ella se creó una ciudad industrial en la mitad del siglo XX. Tuve la suerte de dar clases en uno de los edificios principales del complejo Olivetti y conocí otros muchos de los edificios: algunas residencias creadas para los operarios o el Museo al aire libre de Arquitectura moderna, MAAM. Y tuve la fortuna de conocer a uno de los arquitectos de aquella época gloriosa, mi casero.

Vistas del centro histórico de Ivrea
Vistas del centro histórico de Ivrea
 

Arquitectura normanda (2015)

Otro de mi lugares prefiridos Patrimonio Unesco está en la isla de Sicilia. Lo conforman tres conjuntos Palermo, Monreale y Cefalú, todos ellos en la misma provincia. El reino normando tuvo vigencia en Sicilia entre los años 1130 y 1194 y dejó una huella fundamental en el arte y la arquitectura con dos grandes Palacios, el de la Zisa y el de los Normandos en Palermo, varias iglesias como San Juan de los Eremitas, un antiguo puente y las catedrales de Palermo, Cefalú y Monreale, ambas cerca de la primera. Todos ellos son la mezcla de dos culturas fundamentales en la isla durante ese siglo, la árabe y la bizantina. Los dos estilos artísticos convivieron creando un arte único en el mundo con una profusa decoración de mosaico que recubre los interiores de estos edificios.

Vicenza y las Villas Paladianas (1994-1996)

El gran arquitecto Andrea Palladio dejó a lo largo de todo el siglo XVI una profusa obra en la región del Veneto. Muy cerca de Vicenza, sobre todo en esta provincia, se encuentran algunas de sus famosas villas. La arquitectura paladiana ha permitido a Italia obtener otro de sus “premios” UNESCO, en este caso compartido entre la ciudad de Vicenza y las villas esparcidas por la provincia y alrededores. Vicenza es una pequeña ciudad veneta en la que hay más de 20 edificios construidos por el excelso arquitecto. Una de estas obras espectaculares es el Teatro Olímpico que sirvió como lugar de representación de espectáculos en la época y todavía está en uso hoy. Entre las villas más conocidas está la famosa Rotonda (Almerico Capra), sin embargo, una de mis preferidas es la Villa Godi, una de las más “medievales” en Lugo di Vicenza y Villa Foscari “La Malcontenta” en Mira, con su espectacular portico.

Verona (2000)

El mismo año en el que me fui a vivir a Verona como Erasmus esta ciudad logró el reconocimiento Unesco. Verona es una ciudad preciosa y motivos no le faltan para tener la certificación de lugar Patrimonio de la Humanidad. Culturalmente Verona lo tiene todo, de su origen romano y su fundación en el siglo I a.C. queda numerosos restos como algunas puertas de la ciudad, el anfiteatro Arena y el teatro romano. También hay huellas del medievo esplendoroso de la familia Scaligera entre los siglo XIII y XIV, su gran castillo Castel Vecchio o las arcas donde reposan sus restos. Por supuesto, un sin fin de palacios renacentistas y barrocos como las obras de Michele San Micheli… ¡Qué decir de sus iglesias! La de Santa Anastasia o de San Zeno, ejemplos del románico del norte de Italia, la Plaza Bra o la Plaza delle Erbe tan características y encantadoras, las Porta Borsari, el Ponte di Pietra… Un sin fin de rincones para disfrutar de uno de mis lugares preferidos Patrimonio en Italia.

Piazza delle Erbe en Verona
Piazza delle Erbe en Verona
 

Los sitios más “raros” y menos conocidos UNESCO en Italia

Crespi d’Adda (1995)

Crespi d’Adda es un municipio de la provincia de Bérgamo construido en el final del siglo XIX por una familia industrial de la zona en las orillas del río Adda. Allí se encontraba su fábrica y quisieron crear un pueblo residencia para sus obreros y familias. El complejo urbano está formado por edificios industriales, fábricas y un buen número de villas residenciales con jardines y espacios comunes.

Los Sacro Monti (2003)

Se trata de un conjunto de santuarios diseminados en varias provincias de Piemonte y Lombardia. La originalidad de estos edificios es su enorme integración en los entornos naturales en los que se ubican. La idea de “Sacro monte” nace en Europa en el renacimiento como lugar de culto y devoción. Entre los nueve que forman este conjunto me gusta especialmente el Sacro Monte di Orta (Novara) y el de Belmonte en Valperga (Turín).

Los palafitos prehistóricos de los Alpes (2011)

Este es uno de los sitios Unesco que comparte Italia con otros paises fronterizos. Se trata de construcciones a modo de palafito sobre el agua realizadas entre el 5.000 y el 500 a.C. en las orillas de algunos lagos italianos, suizos, austriacos… En Italia se encuentran dispersos por algunos lagos del norte, sobre todo en el de Garda.

Palmanova (2017)

Palmanova comparte titularidad Unesco junto con otros lugares que forman las obras de defensa veneciana entre los siglo XVI y XVII (así se las nombra). Entre ellos están la ciudad fortificada de Bérgamo y Peschera del Garda también en Italia y algunos otros en Croacia y Montenegro. Palmanova, en Udine, es una ciudadela fortificada con una planta octogonal radial organizada en círculos y con numerosos bastiones de defensa.

Y tú, ¿cuántas de estos lugares conoces? La verdad, es muy difícil hacer un resumen de mis lugares preferidos Patrimonio de la Humanidad en Italia. No he hablado de tantos otros que me encantan como: el Valle de los Templos de Agrigento, Caserta y su Palacio Real, las ciudades de Ravena, Ferrara, Florencia, Mantua (todas ellas en el blog) o Génova con sus palacios en Strada Nuova.  Roma, obviamente, una de mis ciudades favoritas, y Venecia y su laguna.

Y, por supuesto, otros que no he conocido todavía y que estoy deseando hacerlo como la Costa Amalfitana, las denominadas Colinas del Prosecco (Conegliano y Valdobbiadene, en la provincia de Treviso), las Langas y el Monferrato, San Gimignano y las Villas mediceas en Toscana…

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *