Qué ver en Trápani provincia
Europa

Qué ver en Trápani provincia (Sicilia)

La provincia de Trápani es, probablemente, una de las más desconocidas de Sicilia y, sin embargo, una de las que atesora mayor riqueza patrimonial y natural. La importancia cultural de esta provincia, la más al oeste de la isla, no solo radica en una bonita capital, sino en los pueblos y parajes que la integran. Hoy te invitamos a descubrir qué ver en Trápani y su hermosa provincia, lugares que visitamos en nuestro último road trip por Sicilia, dedicado a esta y a Palermo. En esos días nos sorprendimos gracias a la gran cantidad de tesoros culturales, playas de azules intensos y algunos de los pueblos más bonitos de Sicilia.

Lugares que ver en Trápani y su provincia

Erice el pueblo más bonito de Trápani

Erice es uno de los “borgos” más bonitos de Italia. El nombre “borgo” es el título que se le da a los pueblos de origen medieval que llenan todo el país. Erice se alza sobre lo alto de una gran roca a las afueras de Trápani capital. Es tan importante la elevación que si lo visitáis os recomiendo que lo hagáis en funicular, ya que es mucho más práctico y rápico que llegar con coche.

Erice tiene un precioso centro medieval con callejuelas empedradas y casas de piedra. En lo alto se encuentra el Castillo de Venere, que en realidad son más bien los restos de lo que fue un gran castillo construido entre los siglos XII y XIII. El castillo, no estaba dedicado a la diosa Venus, pero si lo había el templo sobre el que se construyó y del que mantuvo el nombre. Las vistas desde el castillo son impresionantes, aunque en los días de viento se hace complicado mantener el pelo en su sitio. Cerca del castillo está la Torre Pepoli, un curioso edificio a modo de pequeña fortificación que en la actualidad funciona como alojamiento y la Torretta Pepoli.

Las vistas desde algunas de las terrazas del pueblo, con un aperitivo en la mano, son únicas…

Vistas de Erice al atardecer
Vistas de Erice al atardecer

Mazara del Vallo

Mazara es, seguramente, un pueblo deseconocido y fuera de las rutas más turísticas de Sicilia. Y por suerte para nosotros así lo visitamos los días que permanecimos allí. Esta localidad trapanesa se sitúa en la costa muy cerca del parque arqueológico de Selinunte, de hecho estuvimos un par de noches allí para acercarnos a ver esta antigua ciudad.

Además de Selinunte, que luego os contaré, Mazara tiene un centro urbano agradable llena de vías estrechísimas que se sitúan en lo que fue una medina musalmana y se parecen mucho a aquellas. Esta Kasbah está decorada con cerámica en algunas de sus casas, es muy original. En Mazara no te puedes perder su Catedral dedicada al Salvador y situada en la plaza principal del pueblo, la de la Repubblica.  El Teatro Garibaldi, del siglo XIX, es uno de los más importantes de la época en toda sicilia, en la actualidad está totalmente en uso.

Como muchos lugares en Sicilia también estuvo bajo la influencia de los normandos. Hay algunas huellas de su paso, entre ellos el llamado Arco Normando, que fue parte de un palacio de la época. No te pierdas en Mazara la iglesia de San Nicolò Regala, un pequeño templo con influencias árabes normandas. Solo un dato más, uno de los museos más interesantes de Mazara es el del Sátiro Danzante, una obra única perteneciente al siglo IV a.C. Por cierto, en Mazara se como muy bien, hay especialidades de pescado y una en especial el gambón rojo de Mazara, eso sí, no es barato.

Arco normando en Mazara del Vallo
Arco normando en Mazara del Vallo

 

Las Islas Egades

Uno de nuestos días en el último viaje a Sicilia estuvimos de excursión en las islas Egadas para hacer snorkel y conocer sus bellísimas calas y cuevas. Este pequeño archipiélago perteneciente a la provincia de Trápani está formado por tres islas: Favignana, Levanzo y Marettimo.

Son unas maravillosas islas en las que la naturaleza y la arquitectura de los pueblos de pescadores se cohesionan. Favignana es la más grande y según se dice una de las más bonitas islas en Italia. Es famosa por sus preciosas playas: Cala Rossa, Lido Burrone o Cala Azzurra. También es interesante la visita a la Tonnara del Florio, es decir, una antigua fábrica atunera que hoy es un museo.

Levanzo es la más pequeñita y menos poblada, tiene pequeñas calas donde disfrutar de unas aguas maravillosas. La última, Marettimo, es una auténtica joya y a mí, personalmente me encantó. Es perfecta para pasar un día de mar navegando y haciendo snorkel. Como curiosidad, en Marettimo, hasta hace muy pocos años hay signos de vida de ¡varias focas!

Palo en el puerto de Marettimo
Palo en el puerto de Marettimo

Marsala y sus vinos

Marsala es uno de los pueblos más conocidos y que tendrás que ver en Trápani. Es, sobre todo, famoso por sus vinos, lo más típico del pueblo y de la provincia. El vino Marsala es una DOP (Denominación de Origen) desde los años sesenta y es muy conocido no sólo en Italia sino en toda Europa. Es un vino que, en mi opinión, se parece bastante al vino de Oporto y también, como este, se puede usar en cocina.

La ciudad de Marsala es más grande en habitantes que la capital de provincia. Tiene un centro histórico muy barroco y es un lugar muy poco turístico. Hay algunos puntos de interés entre sus bonitas calles como la Plaza de la Repubblica o el Ayuntamiento (palazzo Comunale) además de la iglesia de Santo Tomás, la mayor de la ciudad. Hay varias iglesias menores, un antiguo mercado de pescado y un interesante museo de tapices. Pero, si vas a Marsala, no te olvides de visitar alguna de las bodegas que producen su típico vino.

Salinas de Trápani

Entre las cosas más interesantes que ver en Trápani provincia son las salinas. Nunca había visitado ninguna y en este viaje hicimos una parada para conocerlas. Las salinas ocupan una gran extensión entre la ciudad de Trápani y Marsala en el llamado parque y Reserva Natural de las Salinas de Trapani y Paceco. Desde 1995 son una zona protegida por su interés y valor natural y en ellas, todavía hoy, se extrae sal abundantemente siguiendo usos tradicionales.

El paseo entre las salinas y los molinos es muy agradables y da una sensación extraordinaria de estar en un sitio de otro mundo. El blanco rosado de su sal, el azul de los cielos y los maravillosos atardeceres os dejarán una bonita imagen en vuestras retinas (o cámaras).

Vistas de las Salinas de Trapani
Vistas de las Salinas de Trapani

Segesta

Entre Trapani y Palermo se encuentra Segesta una de las antiguas ciudades helénicas de Sicilia. Está alejada de todo y, ciertamente, harás el esfuerzo de ir a propósito, esfuerzo recompensando si eres amante de la arquitectura. De aquella antigua ciudad no es que quede mucho, pero lo que queda es impresionante.

El templo dórico de Segesta estaba en una de las colinas cerca de la ciudad. Sin dudarlo, es uno de los ejemplos más bellos y mejor conservados de templos griegos del Mediterráneo. Es un templo impresionante con sus columnas de diez metros de alto, seis en el lado corto y catorce en el lateral más largo.

Templo dórico de Segesta
Templo dórico de Segesta

Además de este bellísimo templo en Segesta hubo un impresionante teatro con no menos impresionantes vistas hacia el valle y hasta el mar. Fue construído en torno al siglo III a.C. en el Monte Bárbaro que tiene una altura de unos 400 metros sobre el nivel del mar, lo que proporciona esas magnificas panorámicas desde las gradas. Para llegar al teatro hay que tomar un autobús dentro del parque arqueológico que tiene un pequeño sobrecoste, pero en pleno verano se agradece.

Vistas desde el Teatro de Segesta
Vistas desde el Teatro griego de Segesta

Selinunte

Si Segesta es impresionante, Selinunte es uno de los parques arqueológicos más bellos de Italia. En primer lugar destaca su ubicación, justo al lado del mar y en segundo, su tamaño, siendo uno de los más grandes de Europa.  El parque arqueológico está dividido en varias zonas con templos diversos y, como consejo, lo mejor es recorrerlo con los cochecitos que hay a disposición del turista. Además, como en el caso de Segesta, se agradece en pleno verano ya que no hay ni una sombra.

Muchas sombras no había en Selinunte, llévate sombrero
Muchas sombras no había en Selinunte, llévate sombrero

Los templos principales llamados E, F y G con los que se levantan en la zona más oriental. El E, el Templo de Hera, es impresionante porque es el mejor conservado de todos. Pertenece al siglo V a.C. y se trata de un gran templo dórico con 38 impresionantes columanas entre las cuales se puede pasear. No menos bello es el templo F, que es más pequeño y también más antiguo. El Templo de Apolo, el G, fue el más grande de la ciudad de Selinunte y pertenece al siglo VI a.C. Tenía 110 metros de largo por 50 de ancho, sin embargo no está también conservado como el E. Muy cerda de estos tres primeros templos hay un museo con restos y explicaciones de la ciudad.

Templo de Hera en Selinunte
Templo de Hera en Selinunte

A un kilómetro, en lo alto de un pequeño promontorio está la antigua acrópolis con varios conjuntos como la Puerta Norte, que se puede recorrer, una gran avenida empedrada y varios templos C y O. El templo C solo conserva una línea de columnas de orden dórico, su construcción se remonta a los siglos V y III a.C. Hay muchos otros templos en esta zona, el A en el que apenas quedan unos restos de su entrada monumental o el B un pequeño ejemplo de arquitectura helenística.

Más alejado incluso que la Acrópolis se encuentra la Colina Gàggera y el Santuario de Malophoros. Por supuesto, para llegar hay que utilizar los carritos. Por último, también se puede visitar algunas áreas de la zona de la necrópolis y a unos 10 kilómetros del conjunto las cuevas de Cusa, el lugar de donde se extraía la piedra para la construcción de la ciudad.

Templo C con nuestra mochilita
Templo C con nuestra mochilita

La ciudad de Trápani

Solo unas pequeñas pinceladas sobre esta ciudad a la que dedicaremos un post. Trápani es una pequeña capital de provincia con unos 70.000 habitantes. Tiene un bonito casco antiguo, bastante pequeño, en el que llaman la atención algunos monumentos como la famosa Plaza del Mercado del Pescado, donde antiguamente se situaba este o las iglesias de San Lorenzo, San Agustín y, por supuesto, la fuente de Saturno.

El paseo marítimo de Trápani es muy agradable, como lo es la puesta de sol con la Torre Ligny al fondo. Muy bonita también la Playa de la Mura di Tramontana, justo al lado de la antigua muralla de la ciudad.

Centro de Trápani, la fuente de Saturno
Centro de Trápani, la fuente de Saturno

¿Qué te han parecido todos estos atractivos que ver en Trápani? ¿Te animas a conocer esta provincia tan poco turística y conocida en Sicilia? Seguro que sí, porque cuenta con todos los atractivos necesarios para unas vacaciones mediterráneas y culturales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *