Piazza Pretoria en Palermo
Comer y beber,  Europa

Datos prácticos para viajar a Palermo

Ya os contábamos hace unos días qué ver en Palermo y todos los lugares que no te puedes perder en la capital siciliana. Palermo es una ciudad que merce mucho la pena, poco a poco se va reinventando sin perder el caracter tradicional y decadente que la caracteriza. Hoy te ofrecemos algunos datos prácticos a la hora de viajar a Palermo. Ideas que te pueden servir para organizar tu viaje en función de los días que vas a pasar allí y las necesidades de tu ruta.

Datos prácticos para viajar a Palermo

Cómo llegar a Palermo

Palermo posee un aeropuerto internacional a unos 30 kilómetros de distancia. El aeropuerto de Punta Raisi – Palermo – Falcone Borsellino, cuenta actualmente con vuelos directos a varias ciudades de España. Por supuesto, si no hubiera este vuelo siempre podrías hacer una escala en Roma, Milán, Bologna… que cuentan con numerosas rutas hasta aquí. El aeropuerto está bien conectado con la ciudad mediante la autopista E-90 que circunvala todo Palermo y también a través de una línea de Trenitalia.

Los trenes que comunican el aeropuerto con varias estaciones de Palermo (Notarbolo, Lolli, Centrale) salen cada 30 minutos normalmente y tardan entre 40 y 50 minutos dependiendo la estación de llegada. El coste estaba en 5,90€ por lo que puede ser que se acerque a los 6€ en los próximos meses. Como os decía hay bastante estaciones de cercanías en el casco urbano de Palermo y en sus alrededores. La principal estación Palermo Centrale está bastante céntrica al final de las Calles Maqueda y Roma que prácticamente llegan a ella en paralelo. Sin embargo, es la última a la que llegarás si vienes del aeropuerto.

También se puede llegar a Palermo en ferry desde distintos puntos de Italia y Europa. Es un destino habitual para cruceros, que pasan un solo día en la ciudad. Desde España se puede llegar a través del puerto de Valencia que tiene una ruta directa por si te interesa llevar tu propio coche hasta allí. Dispone de un gran puerto al que se llega desde Nápoles, Roma, Génova o Livorno con diferentes compañías navales como Grimaldi o Tirrenia.

Jardín y claustro de San Giovanni degli Eremiti
Jardín y claustro de San Giovanni degli Eremiti

Moverse en Palermo

Palermo no es una ciudad fácil, vaya esto por delante. Es bastante grande y si te alojas en el centro es cómoda pero a nada que te alejes de este te das una buena “hartá” a caminar. No es que los transportes sean lo mejor de la ciudad, pero tampoco tiene tanto que envidiar a otras ciudades del norte. El transporte urbano no es lo mejor de Italia seguramente, pero tampoco vas a encontrar grandes problemas. Cuidado si viajas en agosto, las frecuencias siempre suelen ser menores e, incluso, días como el 15 no hay apenas transporte ya que es un festivo nacional.

En Palermo hay una red metropolitana con tres líneas de tren cercanías:

  • Linea A: Estación Central – Aeropuerto Falcone Borselino (Punta Raisi). Discurre fuera de la ciudad y te lleva hacia algunos pueblos con costa como Sferracavallo.
  • Linea B: Notarbartolo – Giachery, solo son cuatro paradas en la ciudad.
  • Linea C: Estación Central – Bagheria – Altavilla Milicia, recorre la costa en dirección Mesina.

Por supuesto, una de las mejores alternativas en Palermo son los autobuses urbanos, aunque en pleno agosto puede ser que las frecuencias no sean las mejores. Las líneas de autobús, tranvía y trenes de cercanías están integradas en el grupo AMAT y puedes adquirir los billetes en estaciones o en estancos. Existen también cuatro líneas de tranvía que hacen más fluido el tráfico y el transporte palermitano. Las tarifas de estos servicios son de 1,4€ por 90 minutos de viaje, lo que permite desplazarte para hacer algo rápido de un lugar a otro con dos viajes incluso.

Viajar a Palermo
Aquí estoy yo paseando por Palermo y sudando la gota gorda

Palermo en coche es una opción para osados y aventureros. En nuestro caso, que ya tenemos experiencia conduciendo por Sicilia en varias ocasiones, preferimos dejar el coche en el aeropuerto y estar en Palermo los últimos cuatro días sin vehiculo propio. Aunque también es cierto que para ir a lugares como Monreale o la playa de Mondello sería muy cómodo. En resumen, si solo vais a pasar unos días en Palermo como escapada urbana no recomiendo que alquiléis un coche, si vais a hacer un viaje por diversos sitios de Sicila pensad cuánto os compensa tener coche los días que paséis en la ciudad.

Dónde comer en Palermo

Al igual que la gastronomía siciliana la de la capital es deliciosa, sabrosa y abundante. En los cuatro días que estuvimos tuvimos tiempo para visitar diferentes locales y restaurantes de todo tipo. Con sus más y sus menos estas son algunas de las recomendaciones sobre comer en Palermo, locales interesantes y otros que no lo son tanto. La mayoría de los días comimos en el centro de la ciudad en varios restaurantes en diferentes zonas. También probamos un par de locales en la zona donde nos alojamos, pero es más difícil que os puedan encajar. Esta claro que viajar a Palermo y no disfrutar de su cocina sería un gran error.

Trattoria Enomis (Via Vittorio Emanuele, muy cerca de la Catedral).

Es un local pequeño en el que no había mucha gente. El servicio fue correcto y no tuvimos que esperar mucho. Algunos pidieron pizza y yo comí pasta a la norma que estaba muy buena. En goolge no tiene una gran puntuación pero nos pareció un lugar muy agradable y con buena comida. Por cierto la pasta “alla norma” es uno de los platos más típicos de la gastronomía siciliana, berenjenas y ricotta salada acompañan a la pasta.

Pasta alla Norma en Sicilia
Pasta alla Norma en Sicilia

Zona Piazza della Olivella

Las calles entre la Piazza della Olivella y el Teatro Massimo están llenas de restaurantes y bares para comer, cenar o tomar el aperitivo. Tres noches cenamos por allí por lo que tuvimos una buena visión de varios lugares. Nos gustó mucho el restaurante Da Bacco aunque no te extrañe el agobio en los meses de buen tiempo para que te sientes en estos restaurantes.

Da Bacco (Via Orologio, 29) tiene una parte interior y una terraza a pie de calle y en el callejón lateral del bar. Tiene una carta basada en platos tradicionales de la gastronomía siciliana, pastas y pescados. Sin duda, fue un acierto probar la pasta con pistachos y gambas, una de mis preferidas, receta típica de la zona. El sitio era muy agradable porque pudimos cenar en la terraza lateral y no había gente pasando.

Pasta con Pistacho en Sicilia
Pasta con Pistacho en Da Bacco

La zona es perfecta para cenar y tomar algo a última hora de la tarde. Teníamos intención de visitar un sitio que tenía muy buenas referencias y del que nos habían hablado muy bien pero estaba cerrado en esos días. Y si vas con prisas, al mediodía, como las últimas horas que pasamos en la ciudad, también hay varios sitios de “comida rápida” con bocadillos, arancini, postres como la pastelería Bonter o Il Siciliano.

 

Aperitivo en Palermo

Aunque el aperitivo es algo muy del norte de Italia encontramos un lugar ideal para tomarlo en pleno centro de Palermo. Justo en frente del Teatro Massimo vimos una terraza con unas tablas de aperitivo que nos pusieron los dientes largos. Una de las noches cenamos allí a base de aperitivos en Dami Café (Via Maqueda 427). El aperitivo muy barato y la tabla de embutidos y quesos muy buena. Sin duda un lugar para pasar un buen rato y repetir.

Un par de sitios que no nos gustaron nada:

Kaleido Caffé, no les debimos pillar en muy buen día porque la atención fue realemente mala. Es el típico sitio para hacer una parada a comer rápido con fritos como arancina, patatas, crocche. Casi todo era bastante grasiento, pero ya sabíamos a lo que íbamos. Lo que no esperábamos es que las camareras fueran tan desagradables y que prácticamente no nos permitiera ni ir al baño. Una mala experiencia que confio fuese un excepción. Está frente a la catedral por lo que no le faltan los turistas, pero para mí, un lugar prescindible.

C’era una volta, madre mía lo que tardamos en cenar en este sitio. Al parecer acababan de abrir su segundo local en la zona y tenían problemas con la cocina, con los camareros… Eran muy amables, eso sí, pero el tiempo de espera solo para pedir fue excesivo y la comida no estaba muy buena. Ya es raro encontrar platos salados y no muy bien condimentados en Palermo, pues aquí los comimos. Espero que hayan mejorado en estos meses.

Desayunar: pastelerías y bares

Si eres un amante de los dulces Palermo es una ciudad ideal para ti. La boca se te hace agua no solo con los platos tradicionales de pescados, pastas o couscous, sino también con las delicias y postres que se sirven en la ciudad. Por supuesto, el cannolo es el rey de Palermo, pero hoy otros dulces espectaculares: cassata, mazapanes o pastas de almendras.

El desayuno es uno de los momento del día que más me gustan y en Palermo tuve la oportunidad de darme un gustazo con sabores como la crema de pistacho. Con esta se rellenan brioches y croissants típicos a primeras horas de la mañana. Por supuesto, el café, bueno, no falta en las cafeterías palermitanas y los helados son, como en el resto de Italia, una gran tradición.

desayuno muy siciliano con los "cornetto" rellenos de pistacho y nutella
Desayuno muy siciliano con los “cornetto” rellenos de pistacho y nutella

Al lado de la Piazza dei Quattro Canti está la pastelería Costa (Via Maqueda, 174), una de las mejores de la ciudad. Es, además, una de las pastelerías históricas ya que se fundó en los años 60 y desde entonces se ha convertido en un lugar ineludible para probar las frutas martorana o diversas tartas. Si eres super goloso tienes que entrar y si no lo eres tanto tienes la opción de probar un mini cannolo, igual de rico que los grandes pero mucho más pequeñito. Las pastelerías de palermo están llenas de dulces sicilianos como los canutillos (cartocci) rellenos de ricotta y fritos que son una bomba. Las brioche (bollos) suelen estar rellenos también de helados y cremas variadas. Por supuesto, a la hora del café también puedes probar alguna pasta hecha con almendras, muy del gusto siciliano.

Dónde dormir en Palermo

Una de las cosas indispensables a la hora de viajar a Palermos es tener un alojamiento cómodo. Nosotros nos alojamos en un bed and breakfast en el que estuvimos muy bien sobre todo gracias a los dueños Daniela y Giovanni.

Nuestro alojamiento estaba en un barrio Uditore (Noce) entre las estaciones de Palermo Lolli y Notarbartolo, por lo que nos fue muy cómodo para ir y volver al aeropuerto. Nuestro alojamiento se encuentra en Via Antonio Furitano y puedes reservar una habitación en Casale d’Or en este enlace a través de booking. Se trata de un apartamento con varias habitaciones con baño (en el interior o el exterior) y posibilidad de desayuno.

El bed and breakfast está a una media hora a pie del centro, la verdad es que caminamos un montón y si es en agosto se nota el cansancio y el calor a ciertas horas del día. Tiene buena comunicación durante el día a través de un par de líneas de transporte público y no tuvimos problema para llegar a la zona del Palacio Normando, la Catedral o, incluso, a la playa de Mondello.

Además de este alojamiento valoramos otros como el hotel Ibys Stile situado cerca del Puerto y algunos otros como el NH Palermo porque disponían de piscina y se agradece en pleno verano. No hay muchos hoteles que dispongan de piscina en Palermo, los que hay suelen ser bastante caros.

La Piazza dei Quattro Canti de noche
La Piazza dei Quattro Canti de noche

 

Consejos e ideas para viajar a Palermo

Clima y temperaturas

Palermo es una ciudad mediterránea y por ello tiene una clima templado en invierno, bastante húmedo y muy caluroso en verano. En los meses invernales entre octubre y marzo suele llover bastante y mientras que los meses de primavera y verano son muy secos. Aún así, en cualquier época del año es húmedo. Si vas en verano las temperaturas son realmente altas, un buen alivio es visitar la playa de Mondello u otras zonas cercanas para refrescarte. Viajar a Palermo en pleno agosto y hacer turismo es solo para valientes 🙂

Mosquitos

No suelo tener problemas con los mosquitos, nunca me habían picado en Sicilia en ninguno de mis viajes y no lo hicieron en el último durante una semana. Fue así hasta llegar a Palermo, donde me pusieron literalmente “fina”. Desde la primera noche me picaron muchos mosquitos en la ciudad, en los días precedentes en la provincia de Trapani y en Cefalú había usado antimosquitos y no había notado nada. En Palermo, sin embargo, no hubo forma de ahuyentarlos ni con repelente.

Regalos típicos de Sicilia en Palermo

Si te estás preguntando qué puedes traer como recuerdo tras viajar a Palermo, aquí van algunas ideas:

  • Especias y pastas para cocinar, si te gusta la gastronomía en mercados como el de Ballaró te puedes comprar unas bolsitas con especias, cebolla, ajo, tomate seco, que te servirán para condimentar platos de pasta, carnes o pescados.
  • Pistachos y cremas dulces, los pistachos tienen un papel importante en la gastronomía siciliana tanto para platos salados como dulces. La crema dulce de pistachos es una locura.
  • En Sicilia hay muchísima cerámica, algunos lugares como Caltagirone son famosos por sus artesanías. En Palermo en casi todas las tiendas de recuerdos puedes encontrar algunos objetos de cerámica.
  • Los Pupi sicilianos son marionetas tradicionales famosas durante siglos en la isla. En la zona de Bara dell’Olivella hay varias tiendas y lugares en los que todavía se hacen representaciones de este tipo.
  • Carretti, si tienes algún niño al que regalar un pequeño juguete puedes comprar un “carretto siciliano”. Son reporducciones de los típicos carros decorados tan tradicionales en las fiestas de la región. Los hay de todos los tamaños.
Típico carro siciliano
Típico carro siciliano en la provincia de Palermo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *