Consejos para visitar Pompeya
Europa

Datos prácticos para visitar Pompeya y su ciudad

A la hora de visitar Pompeya, el parque arqueológico más grande de Italia, debes tener en cuenta algunas consideraciones. En el post Qué ver en Pompeya: guía de imprescindibles ya te explicamos los principales edificios y el recorrido que puedes realizar en tu visita. En este, en cambio, encontrarás algunos consejos sobre transportes para llegar a Pompeya, ideas para organizar tu visita, comprar las entradas, dormir en la ciudad o comer fuera del parque arqueológico.

Visitar Pompeya: consejos para organizarse

Cómo llegar a Pompeya

Las excavaciones de Pompeya cuentan con tres entradas distribuidas a lo largo del parque arqueológico. Porta Marina es la principal y la que recibe un mayor número de visitantes, por lo que si no madrugas te puedes encontrar colas y más problemas para el acceso. Además están las entradas de Porta Esedra (o Marina inferior), muy cerca de la anterior y Piazza Anfiteatro, la que está más cerca de la ciudad.

Para llegar a Pompeya tienes que tener en cuenta la puerta por la que vas a entrar ya que si escoges una u otra y te mueves en transporte público puede liarte muchísimo con los trenes. Y no es solo cuestión de idioma, sino una complejidad increíble a la hora de enteder donde quedaba cada una de las estaciones.

Llegar en tren a Pompeya es “fácil” si ya has elegido la entrada por la que acceder. Si vas a entrar por Porta Marina lo más conveniente es bajarte en la parada Pompei Scavi – Villa dei Misteri. Desde Nápoles existe un tren de cercanías Circumvesuviana que recorre parte de la provincia hasta diferentes puntos. Una de las líneas de esta red te llevará desde la estación Garibaldi de Nápoles (cuidado porque la estación Garibaldi y la Centrale son prácticamente lo mismo, pero no es sencillo aclararse). Centrale es sobre todo para trenes regionales y de larga distancia, mientras que desde Garibaldi salen varias líneas de cercanías.

Villa dei Misteri en Pompeya
Villa dei Misteri en Pompeya

Para llegar a Pompei Scavi tiene que coger la línea Nápoles – Sorrento, que cuenta con más de 30 paradas y se realiza en un tiempo de una hora y diez. Hasta Pompeya calcula unos 45-50 minutos, teniendo en cuenta que hay horarios en los que la línea va repleta de gente.

También se puede llegar a Pompeya a través de la Línea Nápoles – Poggiomarino. Sin embargo, esa parada que está en el centro del municipio de Pompeya se encuentra a casi dos kilómetros de Porta Marina. Te conviene si duermes en la ciudad y vas a entrar por Piazza Anfiteatro como hice yo.

Si dispones de un automóvil para llegar a Pompeya tienes que tomar una de las autopistas con más tráfico de Italia, la Napoli-Salerno y tomar la salida Pompei Ovest. Normalmente se tarda unos 30 minutos. Alrededor del parque se encuentran varios estacionamientos de para dejar el coche con bastante tranquilidad.

Hay otras alternativas de transporte como el autobús, ya que hay varias líneas que recorren la zona en dirección Salerno y que tiene parada en Pompeya. Otra opción es contratar una excursión para ir directamente con un guía desde Nápoles, algo muy beneficioso si no hablas italiano y no queres volverte loco con las estaciones de tren.

Palo en Pompeya
Palo en Pompeya

 

Horarios y tarifas para visitar Pompeya

Precios de la visita

El precio actual de ingreso en Pompeya (marzo 2020) es de 16 euros para adultos. El ticket de entrada se puede adquirir directamente en las entradas de las excavaciones o también hacerlo online sin ningún tipo de recargo y con la comodidad de no tener que hacer cola para entrar.

Hay algunas reducciones entre ellas para jóvenes entre 18 y 25 años (no cumplidos) que sólo pagarán 2 euros. También hay gratuidad para niños o menores de 18 años, ciudadanos europeos con algún tipo de handicap y su acompañante, guías turísticos europeos en ejercicio, intérpretes, profesores en Italia, alumanos de escuelas de arte italianas, miembros del COM, etc… No te olvides de consultar la web del Parque para estos casos. Si estás interesado en visitar algunos otros lugares arqueológicos como Oplontis y Boscoreale hay un ticket de tres días que solo cuesta dos euros más (18 euros) y que te permite visitarlos en tres días. Aunque la validez es de tres días no se puede entrar más de una vez en Pompeya o en cualquiera de los otros.

En Italia los museos y sitios de interés arqueológico de caracter Nacional están abiertos de forma gratuita el primer domingo de mes. Por lo que, aunque no os lo puedo asegurar porque no fue mi caso, el Parque arqueológico de Pompeya debería seguir esa regla.

Calles de Pompeya sin gente
Calles de Pompeya sin gente

Horarios para visitar Pompeya

Algo fundamental a la hora de visitar Pompeya es la organización respecto a los horarios, muy diversos entre los meses con más luz y los más invernales.

Entre el 1 de noviembre y el 31 de marzo Pompeya tiene un horario de apertura de 9.00 a 17.00 (con última entrada a las 15.30) de lunes a viernes, mientras que sábado y domingo abre media hora antes, de 8.30 a 17.00. El último ingreso es tan pronto símplemente porque no hay luz. En pleno invierno a las cuatro ya no se verá nada y las excavaciones no están iluminadas, por lo que si queréis aprovechar el tiempo tendréis que madrugar.

Desde el 1 de abril hasta el 31 de octubre el horario de apertura va de las 9.00 a las 19.30, con última entrada a las 18.00 durante los días de diario y los sábados y domingos de 8.30 a 19.30.

Normalmente las excavaciones de Pompeya están abiertas todos los días del año exceptuando 3 fechas: el 1 de enero, el 1 de mayo y el 25 de diciembre. En periodos excepcionales puede haber algún cierre extraordinario, por lo que mejor consulta la página web antes de visitar la ciudad.

Vistas de Pompeya desde el Teatro
Vistas de Pompeya desde el Teatro

 

Comer en Pompeya dentro y fuera del parque

Como dormí un par de días en Pompeya tuve ocasión de conocer algunos restaurantes fuera del parque arqueológico. En el interior del parque no hay muchos sitios para comer, solo hay un restaurante AutoGrill en el centro, bastante concurrido y con platos de pasta y pizza. Es el típico restaurante de autovía con calidad bastante baja y con la gestión típica de las autopistas en italia.

Supuestamente en Via della Abbondanza hay otro bar-cafetería, pero para ser sincera, yo no lo encontré. No me quedó muy claro si estaba cerrado por algo en especial o es que ya no iba a abrir nunca más.

Si tienes que comer dentro del parque te aconsejo que te lleves un bocata o algo para picar, es lo más sencillo y económico. Cuando estaba en la villa de los Misterios me ofrecieron, ya que hay una salida, salir para ir a un restaurante cercano. Sin embargo, creo que no se puede volver a entrar, o sea que cuidado con salir para comer o para cualquier cosa, porque seguramente no podáis volver.

Zona de la Basílica y Porta Marina
Zona de la Basílica y Porta Marina

Comer en la ciudad de Pompeya

Tanto en los alrededores de las excavaciones como en el centro de Pompeya hay un montón de establecimientos para comer o cenar. Yo estuve en un par de ellos y comí bastante bien, me hubiera gustado probar una pizzería que me habían aconsejado en el hotel, pero la primera noche me cayó tal tromba de agua que cené justo al lado del hotel en el Restaurante Zi’ Caterina. La elección causada por la lluvia no fue para nada errada, porque cené muy bien y aunque no era baratísimo para la zona no me pareció tampoco caro. Siempre hablo desde el punto de vista de una “madrileña”, ya que Madrid es bastante caro y muchas veces la medida de precio es elevada. Pedí una pizza, un vino y un tiramisú y me costó unos 18€.

La siguiente noche visité la Osteria Da Peppino, que se encuentra en una pequeña calle que sale de la zona del Santuario de la Virgen (un lugar muy visitado por los devotos italianos). Es la tipica osteria tradicional con comida típica de la zona donde comerás muy bien porque suelen ser de gestión familiar. Cené un plato de pasta fresca con mejillones, pescado, almejas… que estaba muy buena. La abundancia del plato me bastó para la cena, por lo que no puedo contaros nada sobre sus postres caseros.

En la Piazza Bartolo Longo, el parque que está frente al Santuario, hay varios locales donde se puede hacer el aperitivo. Yo estuve tomando un spritz en uno de ellos: ArtCafé. Casi todos tienen una terracita y aunque era casi noviembre se estaba muy a gusto.

Gastronomía en Nápoles
Plato de pasta con marisco

Dormir en Pompeya – Pompei

Como no tenía muy claro donde dormir para visitar en dos días Pompeya y Herculano. Escogí dormir directamente en Pompeya que era el lugar más alejado aunque como ciudad no tiene absolutamente nada. Sin embargo, como ambiente, sobre todo nocturno, es mucho más tranquila y recomendable que Herculano. Es cierto que en Pompeya hay un gran Santuario dedicado a la Virgen que recibe miles de devotos durante todo el año, pero no hay nada más.

Me alojé en el Hotel Santa Caterina, con 3 estrellas. Está muy bien situado, se encuentra en la ciudad, cerca de la estación Pompei (en la línea Poggiomarino) y a unos 100-150 metros de la entrada Anfiteatro. El precio del hotel, en temporada baja, con desayuno me salió por unos 90€ las dos noches. Además tenía un descuento de un código de booking por lo que finalmente la noche me salió por unos 42€. El hotel, no muy grande, tenía un personal muy agradable. La habitación era amplia y estaba limpísima, el desayuno para ser un tres estrellas en Italia estaba muy bien. En resumen, me gustó mucho la relación calidad precio y me pareció perfecto para visitar tanto Pompeya como Herculano.

Habitación del Hotel Santa Caterina en Pompeya
Habitación del Hotel Santa Caterina en Pompeya

Algunos consejos útiles para visitar Pompeya

Como en cualquier área arqueológica al aire libre hay algunas consideraciones e ideas a tener en cuenta. Además, es uno de los lugares más visitados de Italia, por lo que la cantidad de visitantes que tiene puede ser un factor a considerar.

  • Madruga para evitar colas y masificación en los diferentes edificios. A mí, incluso no habiendo muchísima gente en los últimos dias de octubre, me toco hacer una pequeña cola para entrar en el Lupanare.
  • Lleva comida si piensas pasar muchas horas en el interior. En mi caso entré a las 9 de la mañana y casi a las cuatro porque se hacía de noche. En mi caso no llevé comida, porque entré nada más desayunar y comí justo al salir, ya que tenía el alojamiento en la misma Pompeya. No pasé hambre porque estaba desamiado alucinada con todo lo que veía y no me quería perder nada.
  • No te olvides de llevar agua, al final serán muchas horas de caminata. Hay algunas fuentes pero a lo mejor no es tan fácil encontrarlas. En el bar también se puede adquirir.
  • Utiliza calzado cómodo y llévate algo para cubrir la cabeza si piensas que puede hacer bastante calor. La protección solar tampoco está de más. No pararás de caminar durante todo el día y si hace calor hará muchísimo calor. No hay muchas sombras ni áreas de descanso más allá de la sombra de los edificios.
  • Organiza un itinerario y coge el mapa. Pompeya es realmente muy grande y te puedes liar mucho.
  • Una visita guiada es ideal para los que quieren pasar dos o tres horas en Pompeya. Si vas por libre organiza bien todo lo que quieres ver.
Santuario de la Virgen en Pompeya
Santuario de la Virgen en Pompeya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *