Visitar Friburgo en Alemania
Escapadas fin de semana,  Europa

Visitar Friburgo (Alemania), la puerta de la Selva Negra

Friburgo es una interesante ciudad alemana a la que muchos consideran puerta de entrada para conocer la Selva Negra. Está situada muy cerca de las fronteras con Francia, al lado de la bellísima zona de Alsacia, y la ciudad suiza de Basilea. Por ello, es fácil visitar Friburgo tanto si viajas por esta área como si estás interesado en conocer la Selva Negra. Hoy te contamos qué ver en Friburgo durante un día, dónde comer en la capital de Brisgovia y las alternativas para visitar en los alrededores.

Visitar Friburgo durante un día

Qué ver en Friburgo: los puntos de interés

Vaya por delante que Friburgo de Brisgovia es una ciudad bastante pequeña, al menos su casco histórico, y es muy fácil recorrerla en una mañana o una tarde. Sin embargo, somos de los que pensamos que merece la pena viajar despacio y pararse en alguna de sus plazas, muy concurridas en el buen tiempo, para tomar una gran cerveza o probar alguno de sus platos tradicionales. Pasear por esta encantadora ciudad, disfrutar de sus colores y sabores, conocer alguno de sus parques, es siempre un buen plan.

Llegamos a esta ciudad en coche y aparcamos en un parking situado en un centro comercial en el centro histórico de la ciudad. Desde el parking dirigimos nuestros pasos al corazón de la ciudad que es la plaza de la Catedral. La Münster (catedral) y el mercado que se realiza en su plaza son el epicentro de la vida de esta ciudad.

Münster (la Catedral de Friburgo)

La Catedral de Friburgo (Münster) destaca, en mi opinión, por su imponente aguja. Esta bella catedral es de origen medieval, su construcción se inicia en el siglo XII y aunque se completa casi totalmente en época medival (siglo XIII) también tiene elementos posteriores que llegan al siglo XVI. Lo más llamativo del edificio es la aguja de la torre del campanario y torre del reloj. Es imponente ya que tiene unos 119 metros de alto y se ve desde muchos puntos de la ciudad. En el interior conserva numerosos vestigios de la época de su construcción. Tanto el interior de la catedral como la subida a la torre son de pago. Existen algunas visitas guiadas pero solo durante los fines de semana.

Vista lateral de la catedral de Friburgo
Vista lateral de la catedral de Friburgo

Kaufhaus, el antiguo almacén

En uno de los laterales de la catedral se sitúa el llamado Gran Almacén histórico o “Kaufhaus”. Es un edificio que te llamará rápidamente la atención por su color rojo y su bonita estructura. Destaca la fachada sobre una galería con arcos sustentados por bóvedas de crucería que le dan un aspecto muy medieval. En la ornamentación exterior personajes armados en la galería superior y con decoración en las ventanas de las esquinas. El interior es visitable y hay algunas salas institucionales en las que se desarrollaron algunos eventos históricos del país.

Nuestro paseo por la ciudad continuó por diversas calles del centro histórico. Las callejuelas de Friburgo son encantadoras, con fachadas de diversos colores y una adoquinado muy característico. Una de las cosas más originales son los pequeños canales que surcan las calles de Friburgo. Su antigua función de abastecimiento en la ciudad ha sido sustituida como mero elemento de ocio. Son muchos los niños que vimos con pequeños barcos de vela que surcaban los canales y gente con los pies en el agua tomando un vino o una cerveza en alguna de los bares adyacentes.

El Gran Almacén Histórico y su color rojo
El Gran Almacén Histórico y su color rojo

Rathausplatz

Otro de los puntos de interés de Friburgo es la Rathausplatz o, lo que es lo mismo, la plaza del Ayuntamiento. Son dos en este caso, el más antiguo construido en la mitad del siglo XVI, llamado Ayuntamiento Nuevo, y el más “nuevo”, que en realidad llaman Antiguo y se construyó justo en el final del mismo siglo XVI sobre una edificación medieval. El acceso a ambos edificios es gratuito y puedes obtener información sobre la visita en la oficina de turismo.

Murallas y parques

Uno de los puntos más interesantes cuando visitar Friburgo son sus antiguas puertas de entrada, ya que esta ciudad desde época medieval estuvo amurallada. La más espectacular, siempre en nuestra opinión, es la de Martín, más llamativa que la de Suabia. La puerta de Martín es un impoente edificio con una alta torre y en la que en su interior se ha ubicado en los últimos años un McDonalds.

Nuestra ruta, además de por el centro histórico, el río y las calles más tradicionales, nos llevó a visitar uno de los muchos parques de Friburgo. Los espacios naturales le dan un aspecto muy verde a esta bonita ciudad, además, si visitas la colina de Scholssberg, a la que se puede acceder en funicular, tendrás unas preciosas vistas desde las alturas. El precio de este funicular es de 5,50€, pero te permitirá una vista diferente y muy agradable.

Visitar Friburgo es, sin duda, callejear entre sus vías y descubrir algunos hermosísimos rincones como las calles que dan al río. Por cierto, en el río de esta ciudad alemana se esconde un feroz cocodrilo, solo tienes que fijarte.

Muralla y puerta Martin en Friburgo
Muralla y puerta Martin en Friburgo

Dónde comer en Friburgo

¡Qué bien comimos en Friburgo! No sólo por lo agradable de aquel día de principios de septiembre, soleado y caluroso, que nos permitió hacerlo en una terraza al lado del río, sino también por los ricos platos que nos pusieron y el buen precio que pagamos.

Comimos en una de las calles del centro histórico, justo a la orilla del río, en la terraza del Restaurante Sichelschmiede. Se trata de una preciosa casa medieval acondicionada como hotel y restaurante. El interior del restaurante tiene muchísimas estancias decoradas como si de una casa antigua se tratase. Está repleta de elementos decorativos, cuadros, fotos, lámparas, que acompañan a los comensales. En el buen tiempo tiene una pequeña terraza, prácticamente adosada a la de otro restaurante tradicional.

Como íbamos varios pedimos diversos platos tradicionales y de la zona, algunos con verduras, setas y carne. Pero el más interesante y rico fue el típico plato de pasta Spätzle con mantequilla, bacon y un montón de ingredientes. Es verdad que es una receta contundente y quedarás más que saciado, pero están buenísimos aunque sean un poco pesados para el turismo.

El plato de pasta alemana típico
El plato de pasta alemana típico “Spätzle

Dormir en Friburgo

El centro histórico de Friburgo no es muy grande y hay hoteles encantadores ubicados en edificios históricos como el Sichelschmiede. Este tipo de hotel es una buena opción siempre que puedas aparcar tu coche (si viajas con él por la zona) en los aledaños fuera de la parte amurallada. Si viajas en tren el centro también es muy buena opción, ya q

Qué ver en Friburgo Alemania
Calles del centro de Friburgo

e la estación “central” o principal está muy bien situada y cerca de esta zona central.

En el centro hay numerosos hoteles con encanto de tres y cuatro estrellas que pueden salir en torno a 100€ la noche (habitación doble). La cadena Ibis (que no me patrocina, pero me gusta bastante), también tiene un hotel en Friburgo a muy buen precio.

 

Alrededores de Friburgo

Como os contábamos Friburgo está prácticamente en el confín entre Alemania, Francia y Suiza. Es una zona muy agradable para hacer varias y diversas rutas, ya que en sus alrededores se encuentra la Selva Negra, Colmar o Basilea. Cuando pienses visitar Friburgo puedes visitar algunos de estos lugares:

  • Colmar: se encuentra unos 50 kilómetros de Friburgo y es uno de los pueblos más bonitos de Francia, e incluso de Europa. La región de Alsacia te sorprenderá con pueblos medievales que parecen sacados de un cuento de hadas y dragones. Lleno de rincones con encanto Colmar es uno de los lugares más bellos que encontrarás en esta zona.
  • La Selva Negra: una de las zonas más conocidas de Alemania y con mayor belleza paisajística. Friburgo es la puerta de entrada a esta extensa zona de bosques, naturaleza y cascadas. Una de las más espectaculares es la de Todtnau que se encuentra a solo 30 kilómetros al sur de Friburgo.
  • Basilea: es una ciudad perfecta para combinar el arte antiguo y moderno. Es una de las ciudades suizas que atesora más y mejores ferias de arte contemporáneo y diversos museos además de un precioso centro histórico con rincones de cuento. Muy cerca de Basilea encontrarás lugares tan interesantes como Augústa Raúrica el yacimiento arqueológico romano más importancia del país. No te pierdas entre Friburgo y Basilea el Museo Vitra, un referente del diseño contemporáneo.

 

¿Qué te ha parecido nuestro recorrido por esta ciudad alemana? ¿Te has quedado con ganas de visitar Friburgo? Pues desde Madrid y Barcelona hay vuelos a Basilea y desde allí es muy fácil llegar a Alemania.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *