Qué hacer en Chicago durante tres o cuatro días

Los días que pasé en Chicago estuvieron muy bien aprovechados. En total fueron casi cinco y no paré ni un momento e incluso hice un curso sobre visualización de datos, que era el objetivo último del viaje. Pero es que la Ciudad del Viento da para mucho y tiene muchísimas cosas que ver, como te contamos hace unos días en el post Viajar a Chicago y un montón de lugares y actividades que realizar. Hoy te cuento qué hacer en Chicago para que tengas ideas de sobra si vas a pasar tres o cuatro días en la ciudad. ¡Seguro que no te aburres!

Qué hacer en Chicago: una ciudad que no para

Subir a un rascacielos… a tomarte una cerveza

Me encanta ver las ciudades que visito desde las alturas. He subido a rascacielos en Nueva York, Bangkok, Kuala Lumpur… Y no podía faltar esa vista en la segunda ciudad con más rascacielos de Estados Unidos. Hay varias opciones, una de ellas es visitar el Skydeck de la Torre Willis (Sears).  La vista desde sus 412 metros de altura es una pasada, aunque no es precisamente barato, en torno a las 17€. Pero este mirador tiene una pega, que no puedes ver la Torre Willis si estás en ella.

El segundo mirador que te recomiendo es el de la Torre Hancock (John Hancock Observatory). Aunque es el cuarto rascacielos en altura de la ciudad no te defraudará ya que tiene 344 metros de altura. El precio también ronda los 16€. Sin embargo, hay otra opción para disfrutar de sus vistas a un mejor precio y con “premio”. Esta opción es subir a la cafetería que se encuentra en la torre. Está en el piso inferior al mirador, por lo que las vistas van a ser similares. Allí te puedes pedir una cerveza por unos 9-10€ o un mojito por unos 15€. No es tan caro como parece porque una cerveza en cualquier local puede rondar los 7-8€. Además es una ocasión única de bebértela en un piso 96. En el 95 puedes cenar también. Es una auténtica gozada poder ver el atardecer desde las alturas por ese módico precio. ¡Me encantó!

Vistas de Chicago al atardecer en la torre Hancock
Vistas de Chicago al atardecer en la torre Hancock

Ir a la playa y pasar todo un día

Qué gozada visitar Chicago en agosto. Me gustó mucho más que Nueva York, ciudad en la que ya había estado y que, como sabéis, no es mi preferida en EEUU. Lo genial de Chicago es que tiene una playa fantástica y que te puedes bañar en el lago Míchigan. La playa donde estuve, Ohio Street Beach, está muy cerca del Navy Pier, una especie de gran centro comercial, con atracciones y actividades para niños y mayores. La playa estaba muy limpia, con arena bastante fina y aguas bastante adecuadas para el baño, aunque un pelín fresca.

Además, al lado de la playa está el típico chiringuito. No me pareció tampoco muy caro o sea que os podéis tomar algo al más típico estilo español en una playa lacustre americana. Además de esta playa en las orillas hay otras cuantas a lo largo de la ciudad. La más grande es North Avenue Street al lado del Zoo y del Parque Lincoln, uno de los pulmones verdes de Chicago. ¿Sabéis lo que más me gustó de estas playas? Las vistas a los rascacielos, son impresionantes.

Día de playa en el lago Michigan en Chicago
Día de playa en el lago Michigan en Chicago

Tour de los fantasmas en Chicago

La historia de esta urbe es bastante negra, tiene una buena cantidad de hechos fatídicos que la han convertido en la ciudad más encantada de Estados Unidos. Si no eres muy cagueta puedes hacer un Tour de fantasmas –Chicago Ghost Tours– como el que yo hice. Me encantó, pero pasé bastante miedo. Sobre todo por la primera parada que hicimos: The Congress Plaza Hotel. ¿Por qué fue el sitio que más me aterrorizó? Porque allí había dormido las dos primeras noches de estancia en Chicago. De hecho, elegí hacer el tour cuando ya no dormía en ese hotel si no en el Hilton.

The Congress Plaza Hotel, Interior de uno de los lugares encantados de Chicago
The Congress Plaza Hotel, Interior de uno de los lugares encantados de Chicago

Es un lugar terrible, aunque tengo que decir que no sabía nada cuando reservamos y no quise impresionarme leyendo nada al respecto mientras estuve allí. De hecho una noche me quedé sola, sin mis compañeras de habitación. No me sugestioné, me puse los tapones y me eché a dormir. En el tour me enteré de que en este hotel, en la misma planta donde yo había dormido se habían desarrollado algunos sucesos terroríficos que no os voy a contar. ¡Haced el tour es una de las mejores cosas que hacer en Chicago!

A lo largo del Tour conocí mucho de la historia negra de Chicago, asesinos en serie, edificios encantados, teatros como el de Iroquois donde murieron muchísimas personas en un incendio o el barco que se hundió en el río Chicago. El desastre del barco Easland, en 1915, dejó un balance de 800 muertos. Este suceso se dice que dio pie a una serie de apariciones en el puente de la Clark Street.  Otro gravísimo suceso marcó un lugar con leyenda y fantasmas incluidos, fue el incendio de uno de los teatros del centro de la ciudad. El teatro Iroquois, posteriormente Oriental, ardió complemente en1903 llevándose por delante cientos de vidas. En la actualidad algunas presencias se sienten en el callejón trasero del teatro.

Cara de susto en el rio Chicago
Cara de susto en el rio Chicago

Como veis Chicago además de ser una ciudad encantadora de día, de noche es una ciudad encantada. El tour a pie por el centro con todas estas historias te dejará de piedra pero es toda una experiencia.

Paseo entre edificios en el Río Chicago

El paseo por el río es una de las opciones imprescindibles que hacer en Chicago. A los lados del río te puedes encontrar con un buen número de edificios impresionantes. Si te gusta la arquitectura este es uno de los lugares que auna más bellez de la ciudad. Puedes empezar por el puente Du Sable, desde allí puedes ver el Tribune Tower y el modernísimo edificio de la tienda de Apple. Frenet a ellos el Wrigley Building, que me gustó por su curiosa interpretación de la arquitectura renacentista. En la otra orilla el curioso London House, de este edificio también os hablé en el post edificios en la arquitectura de Chicago.

Justo detrás, no tendrás que alzar mucho la vista, encontrarás la imponente Torre Trump, uno de los edificios más modernos de la ribera. Tras ella otro de mis preferidos, el complejo Marina Towers.  Pero el río Chicago no solo es arquitectura, cuenta con un paseo en la orilla y está sembrado de bares y cafés en los que hay algunos espectáculos, música y entretenimiento. Y si todavía queréis más pues siempre podéis hacer un crucero por el río que es otra buena opción de entretenimiento.

Tarde de viento en el río
Tarde de viento en el río Chicago

Teatros de Chicago

El teatro ha sido una de las actividades preferidas de los habitantes de la ciudad duarante décadas. Hay numerosos establecimientos dedicados a este arte y entre ellos destaca The Chicago Theatre. Aunque no es el más antiguo si que ha sido considerado uno de los iconos de la ciudad. Además, apunto de cumplir los 100 años sigue siendo uno de los más animados y con más representaciones de interés. El edifició es también muy interesante, tiene motivos decorativos barrocos como una gran arco de entrada y su decoración escultórica en terracota. En el interior también ha querido imitar el barroco francés en sus galerías de entrada. No vi ningún espectáculo, solo entré al edificio para hacer una visita.

Hay otros teatros míticos e interesantes como el actual Oriental que os contaba anteriormente, con su terrible historia sigue siento uno de los más importantes. El centro, The Loop, está lleno de teatros: Goodman Theatre, Cadillac Palace Theatre, CIBC Theatre, Civic Opera House… La lista es interminable.

Azoteas y terrazas de moda

¡Como me gustan las ciudades vistas desde arriba! Chicago, con sus muchísimos rascacielos goza de algunas terrazas y rooftop muy interesantes. No te voy a engañar, no son baratos, pero si como a mí te gusta tomar una cervecita en alguno de ellos es una buena inversión. Están situados en pleno centro de la ciudad, algunos en la zona de compras Magnificent Mile y en el río, ya que allí están ubicados varios hoteles de alto standing. Entre los más famosos y con mejores vistas está Raised, porque tiene vistas directas al río Chicago, y Cerise en el hotel Virgin en un piso 26.

Del que disfrute mucho fue Cindy’s, estaba muy cerca de mis hoteles (sí, estuve en dos) y tiene unas vistas estupendas al Millenium Park. Se trata del restaurante y bar de la Athletic Association Hotel y es una verdadera delicia. El restaurante está en el interior, aunque puedes encontrar mesa con vistas, mientras que la terraza es perfecta para una cerveza. No es barato, pero te puedes dar el capricho, yo tomé un plato de pasta que me costó en torno a los 20 dólares. Pero lo que más me gustó, sin duda, fue la cerveza en la parte exterior. Además tuve la suerte de que hacía muy buen tiempo y había fuegos artificiales en el lago, fue toda una experiencia.

Cerveza en la terraza de Cindy`s
Cerveza en la terraza de Cindy`s
Cerveza con fuegos artificiales y vistas en Chicago
Cerveza con fuegos artificiales y vistas

Otras cosas que puedes hacer que a mí no me dio tiempo

El tiempo es oro, tuve cinco días y como veis, hice un montón de cosas entre disfrutar de los edificios de Chicago y varios museos y paseos que os conté en post anteriores y todas estas actividades. ¡No paré! Sin embargo me quedaron muchas cosas por hacer

  • Visitar la Old Town, es el distrito más antiguo de la ciudad y se encuentra en la parte norte por encima de la Magnificent Mile. Hay algunas calles muy cuidadas con edificios de final del siglo XIX e inicios el XX.También hay un barrio China Town en Chicago que no me dio tiempo a visitar.
  • Pasear por Lincoln Park, el mayor parque de la ciudad. Cerca de él está la mayor playa de Chicago y el Zoo. Y es gratis.
  • Ir de compras. En realidad ir de compras fui, estuve en un par de centros comerciales muy cerca de la torre Hancock: Water Tower Place (que es justo el edificio de al lado) y Neiman Marcus. También pasé por Macy’s en North State Street, sin embargo mis compras no es que fueran locas. Vamos, que no me gasté el sueldo, aunque estuve en varias tiendas. Me traje un libro de arquitectura de Chicago, regalos para mis padres y unos bombones con sal.

Creo que entre todo lo que vi y os conté en el post Viajar a Chicago y estas otras actividades, tenéis un montón de ideas que hacer en Chicago durante unos días. Aproveché al máximo la estancia en la ciudad casi cinco días y vine con una impresión muy agradable de ella. ¡No os olvidéis de probar el perrito al estilo Chicago! Es un poco raro.

Perrito caliente estilo Chicago
Perrito caliente estilo Chicago

En resumen, esta ciudad, quizá porque el centro es más asequible a pie, por su impresionante arquitectura o porque el tiempo fue mejor, me gustó más que lo que lo ha hecho Nueva York en las ocasiones en las que he estado, aunque en la última le cogí algo más el gusto. Viajar a Chicago fue una de las mejores experiencias del verano 2018.

3 Respuestas a “Qué hacer en Chicago durante tres o cuatro días”

  1. Hola Palo,
    No sé por qué me atrae mucho Chicago. No he estado aún en EEUU y lo contemplo como primera visita..
    Me quedo con todos tus planes, intrigada me has dejado con el tour de los fantasmas, ¡apuntado sin duda!
    He aprendido un montón de cosas leyéndote, ¡gracias!
    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *