Vistas del centro histórico de Ivrea

Ivrea qué ver en un pueblo cerca de la montaña

Ivrea es una pequeña localidad de la provincia de Turín en la que viví durante un año disfrutando de compañeras y estudiantes maravillosos de los que tengo un gran recuerdo. Pero además es un pueblo encantador cerca de las montañas del Valle de Aosta. Entre colinas, castillos y bosques Ivrea, la ciudad de la empresa Olivetti, es un buen destino si estás a caballo entre Turín y Novara. Desde el verano de 2018 forma parte de los lugares Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, siendo el número 54 dentro de los italianos ¿Te apetece saber qué ver en Ivrea durante un día?

Ivrea que ver en un día

Un poco de historia de Ivrea

Ivrea está situada en la comarca del Canavese, a unos 50 kilómetros al norte de Turín y otros 50 al sur este de Aosta. Cerca de Ivrea está uno de los parques nacionales más interesantes de Italia, el del Gran Paradiso, una zona protegida y bellísima donde hacer numerosas actividades de montaña rodeado de fauna y naturaleza.

La historia de Ivrea se remonta al siglo V a.C. cuando fue fundada por los Salassi, habitantes del Canavese y del valle del río Dora Baltea de origen Celta. Con el nombre de Eporedia la denominaron estos y así llegó a ser colonia romana. De esta época todavía se conservan algunos restos de un antiguo Anfiteatro romano, todavía hoy visitable.  Con la llegada de los longobardos entre los siglo VI y VII Ivrea se convirtió en sede ducal y poco tiempo después llegó a ser la capital del llamado Regnum Italicum, el futuro Reino de Italia unificado al menos en el norte. Son innumerables los cambios de gobierno y estado que tuvo la ciudad a lo largo de la época medieval y durante el renacimiento. Lugar de revueltas ciudadanas y campesinas contra los nobles del canavese, algunas inspiraron el famoso Carnaval de Ivrea, llegó a ser española durante un pequeñísimo periodo de tiempo y francesa también en el siglo XVI.

En este devenir de la historia el mismísimo Napoleón pasa por Ivrea, donde le acogen fervientemente, en el inicio del siglo XIX. El siglo XX convirtió a Ivrea en ciudad protagonista del mundo industrial gracias a la fundación de la empresa Olivetti que permitió a la localidad un importantísimo desarrollo económico que durará hasta los años ochenta cuando la fábrica cierra su trabajo. También durante el siglo XX, en la época de la Segunda Guerra Mundial Ivrea sufrió algunos de los hechos más importantes de su historia. 

Atardecer sobre el Dora Bàltea en Ivrea
Atardecer sobre el Dora Bàltea en Ivrea

Durante la noche antes de Nochebuena en 1944 los aliados, el ejercito inglés, quisieron bombardear la ciudad de Ivrea y el puente ferroviario sobre el río Dora Baltea. Un grupo de partisanos se adelantó a la acción de los aliados volando con sus propios medios el puente y evitando así el bombardeo de la ciudad. Este episodio no fue el único que me contó mi casero durante mi estancia en la ciudad, ya que habiendo vivido en aquella época recordaba incluso el sonido de los aviones que pasaban cargados de bombas hacia Turín

Recorrido por los monumentos de Ivrea

El título de Patrimonio de la Unesco concedido hace unos meses, en verano de 2018, llegó de forma esperada a Ivrea. Es una ciudad encantadora donde pasea entre sus calles es muy agradable en los días soleados. Durante el Carnaval, como os contaba hace pocos días en el post Carnaval en Italia, Ivrea se convierte en el centro neurálgico de las batallas de naranjas, dando a la ciudad un aspecto totalmente único. Pero más allá de este famosísimo carnaval Ivrea tiene una serie de lugares imprescindibles que tienes que conocer si la visitas:

La catedral de Santa María

Está situada en lo pleno centro del pueblo en la zona más alta. El templo actual se presenta con una imponente fachada renacentista con un cierto aire a la arquitectura de Bramante que se adelanta a la iglesia medieval. Probablemente, en el momento de realizar la iglesia ya existía otra de época romana cuyos restos se encontraron durante algunas excavaciones en siglos posteriores. La catedral no es una de las más bellas que encontraréis en Italia, pero es un buen punto de partida para una visita.

En la plaza de la Catedral, muy cerca de esta, se sitúa un complejo de edificios de diversas épocas y estilos, el Palacio Episcopal y la torre medieval llamada “Torrione del Vescovo”. Dentro del Palacio, en el patio interior, hay algunos restos de lápidas e inscripciones romanas, cristianas y restos arqueológicos.

El castillo de Ivrea

Su construcción se data en el siglo XIV bajo el mandato de Amedeo VI de Savoia. Es un bonito castillo con aspecto de fortaleza exterior debido a sus cuatro torres circulares de sus esquina. Parece que su función defensiva no fue suficiente, no sirvió a tal fin y el paso del tiempo hico mella sobre la construcción que sufrió divesos avatares entre los que se encuentra un incendio.

La Piazza Nazionale y el edificio del Ayuntamiento

La Piazza Nazionale es una de las más importantes en Ivrea, en ella se sitúa el Palacio de la Ciudad, o lo que es lo mismo el edificio del Ayuntamiento. Es un bello edificio barroco, aunque sin profusa decoración diseñado por Giovanni Battista Borra y que cuenta con un alto campanario con el reloj que marca las horas en la ciudad. El nombre nada tiene que ver con la nación, sino con uno de los partisanos que fue asesinado en ella en 1944, Ferruccio Nazionale.

Edificio del Ayuntamiento en la Piazza Nazionale en Ivrea
Edificio del Ayuntamiento en la Piazza Nazionale en Ivrea

Ivrea medieval, edificios y palacios

Uno de los edificios más interesantes que todavía se puede ver en la ciudad es el Palacio della Credenza. Una sencilla construcción medieval, en estilo gótico, con una galería de arcos ojivales y pequeñas ventanas. Este edificio era la sede de Consejo comunal que en la época medieval se llamaba Credenza, del que toma su nombre. Otro de los palacios del siglo XIV que todavía se mantienen en pie es la Casa degli Stria, en Via Siccardi. Se trata de la residencia de una de las familias eporedieses más importante de la época. Todavía hoy se pueden ver fragmentos de su decoración en terra cotta, muy similar a otros lugares del norte como Milán o Pavía.

En este paso por Ivrea no dejes de visitar la Piazza Ottinetti, casi al final de Vía Palestro, en ella se encuentran el Museo Municipal Pier Alessando Grada, con colecciones arqueológicas y etnográficas sobre la ciudad, y la biblioteca cívica. Es una plaza muy bella y uno de los centros neurálgicos de las batallas de naranjas. Además de vía Palestro y vía Arduino, las principales calles del centro de la ciudad, no dejéis de atravesar los puentes del río Dora Bàltea. El Puente Vecchio, de origen romana, os llevará a uno de los barrios más bonitos de la ciudad, el Borghetto, donde yo vivía, que mantiene en sus calles un aire muy tradicional. Este era el barrio donde vivían los artesano y tiene un aspecto muy curioso, además era una zona prácticamente impenetrable con una defensa ferrea de sus tres accesos.

Vistas desde el Puente Vecchio al Borghetto nevado
Vistas desde el Puente Vecchio al Borghetto nevado

¡No te pierdas la zona entre vía Arduino y el Castillo! Para mí, sin duda, es una de las más bonitas. Pasear por las calles adoquinadas entre muros medievales, como Vía Peana o Via Vaglia, es realmente muy agradable y te transporta a la Ivrea más medieval.

Los edificios modernos y la Ivrea de Olivetti

La industria Olivetti dejó en Ivrea un buen numero de edificios y lugares que visitar en la actualidad. Entre los años 50 y 60 la empresa marchaba viento en poca y las necesidades constructivas de la ciudad se incrementaban. A Ivrea llegaron no solo trabajadores de la Olivetti, sino también imporantes arquitectos como Carlo Scarpa o Marzo Zanuso. La importancia de las construcciones Olivetti es significativa todavía hoy en la localidad y muchos de los edificios de la época se pueden visitar. Por un lado se encuentra el MAAM, el Museo al aire libre la la arquitectura moderna. En este complejo se inscriben varios edificios de oficinas y residenciales construidos bajo el ala de la empresa Olivetti. La oficina de turismo ofrece una visita guiada a esta zona entre Ivrea y Banchette donde están los edificios de oficinas, que todavía hoy están en funcionamiento como sede de otras empresas, por ejemplo, hace pocos años la española Fagor.

Personalmente me gustaba mucho pasear cerca de Talponia, la comunidad de vecinos semi sótano o semi enterrada. La obra, también llamada Unidad Residencial Oeste, fue construida por Roberto Gabetti y Aimaro Oreglia d’Isona entre 1968 y 1971 con la finalidad de servir como alojamiento de los trabajadores de Olivetti que pasaban diversas temporadas en Ivrea. Este edificio es un complejo de casas construido en forma semicircular con casi 300 metros de largo y compuesto por numerosos duplex y apartamentos. Cuando pasea sobre Talponia no te das cuenta de que se trata de un edificio ya que un declive en el terreno hace que una de sus partes esté completamente bajo tierra. ¡Es increíble!

Otro de los edificios más curiosos de Ivrea es el Ex Hotel La Serra. Un complejo actualmente formado por apartamentos, casi todos de alquiler, con forma de máquina de escribir. Es un edificio realmente curioso también construido en los años 60. Bajo ese aspecto de máquina de escribir tenía la intención de albergar apartamentos particulares, una piscina y zonas comerciales en su interior.

Vistas del Puente Vecchio
Vistas del Puente Vecchio

Dónde comer en Ivrea

¿Ha llegado la hora de comer o cenar y estás en Ivrea? No hay problema, este pueblo cuenta con un montón de restaurantes de buena calidad en los puedes aprovechar para disfrutar de la gastronomía local.

    • Trattoria Monferrato, uno de los restaurantes clásicos de Ivrea situado en pleno centro histórico. Es el sitio típico para probar la gastronomía de Piemonte. Los precios son bastante correctos.
    • Pizzería Al Faro, al lado de la Piazza Nazionale, es una de las mejores pizzerías que vas a encontrar en Ivrea. Hay muchísimos tipos de pizza para elegir. Estaba al lado de mi trabajo y era habitual encontrar allí a estudiantes y profesores.
    • Restaurante La Mugnaia, sin duda es el mejor de Ivrea, se come realemente bien. Es comida de autor, muy trabajada y con unas presentaciones bastante expectaculares. Te lo recomiendo si tienes tiempo para disfrutarlo, no es económico pero para nada es demencial.
  • Restaurante – pizzería Aquila Nera, pasando el Borghetto, en Corso Nigra se encuentra este lugar que tengo en mi corazón. Está justo de la que era mi casa en Ivrea y no puedo dejar de recomendarlo ya que en él disfruté de muchos domingos de pizza o pasta. La pizza está buenísima y los platos de pasta le van a la zaga.

Los alrededores de Ivrea

Pero si te preguntas además de Ivrea qué ver en la zona, la respuesta es que muy cerca de la localidad vas a encontrar un montón de lugares. La comarca donde se asienta Ivrea está circundada de varios lagos que conforman los llamados cinco lagos de la Serra de Ivrea. Estos cinco lagos tienen origen glaciar aunque solo el lago Sirio tiene alimentación natural. Este lago, el Sirio, que es el más grande de los cinco es una de las zonas balneares más importantes de Piemonte, muy conocida y repleta de turistas. Es una zona perfecta para descansar, dar largos paseos rodeando el lago y con innumerables servicios de restauración y alojamiento. También muy cerca de Ivrea se encuentra el lago Viverone, otra zona muy agradable durante la primavera y el verano.

Entorno del Lago Viverone
Entorno del Lago Viverone

Pueblos bonitos cerca de Ivrea

Además de la naturaleza, las montañas del Parque Gran Paradiso o Aosta, cerca de Ivrea hay una serie de pequeños pueblos muy interesantes que se pueden visitar si tienes coche. Entre ellos están:

Montalto Dora, es un bonito pueblo a unos cinco kilómetros al norte de Ivrea cuenta con un precioso castillo y un parque arqueológico, el del Lago Pistono. El castillo, en el alto de la colina del monte Crovero, ha sido sede de numerosos ejércitos y señores desde el inicio de su construcción en el siglo XII. En la actualidad es un castillo privado en el que se realizan eventos.

Pavone Canavese, en lo alto de este pueblecito se yergue un bellísimo castillo. Si tenéis ocasión de pasar por la autopista de noche tendréis la magnífica visión de este castillo, el de Pavone. También es de propiedad privada y en él se celebran bodas y banquetes. Personalmente me gustaba mucho ir a pasear a la zona del castillo y sus dos o tres calles adyacentes con el “ricetto”, el refugio medieval de los campesinos.

Castillo de Pavone Canavese
Castillo de Pavone Canavese

Si tienes intención de visitar el Valle de Aosta desde Ivrea no te pierdas algunos de sus castillos y fortalezas más expectaculares, entre los que se encuentra Bard o el castillo de Fenix… Que tendremos que dejar para otro post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *