Mi maleta: el aliado de los vuelos baratos

Mi maleta: el aliado de los vuelos baratos

Hace unos días hablaba con una amiga sobre la maleta que vamos a llevar a Estados Unidos. El asunto de la maleta es algo que siempre trae de cabeza a cualquier viajero. Creo que en esto los mochileros tienen mucho que enseñarnos, pero yo, como buena maletera os voy a contar como mi trolley se ha convertido en el aliado perfecto para ahorrar cogiendo vuelos baratos. ¿Qué conexión hay? Sencillo, cuando vas a hacer varios vuelos en un viaje si quieres que el precio no se suba exponencialmente lo mejor es llevar equipaje de mano. Hoy os cuento como sobrevivo dos y casi tres semanas con mi maletita de mano.

Maleta pequeña = vuelos baratos

El porqué de la maleta pequeña

Probablemente tengo un trauma con el peso de mis maletas, todavía recuerdo como subía las escaleras de la estación de Pavía con dos maletas una de 27 kilos y otra de 10. Una auténtica locura cuando te mudas durante una larga temporada y tienes que tomar aviones, autobuses, trenes… Tras estas malas experiencias fruto de las mudanzas decidí que cuando viajase siempre iba a hacer las maletas con mucha cabeza para no tener que estar acarreando peso innecesario y llevar lo justo. Desde entonces viajo casi siempre con maleta de mano o, incluso, con una mochila de diez litros para escapadas rápidas.

Cuando empecé a viajar por Europa tres o cuatro días tenía claro que en mi maleta cabía lo necesario para esos días. Si viajaba más lejos, como normalmente los vuelos eran únicos y con compañías grandes, solía llevar una maleta más grande con un montón de cosas que la mayor parte de las veces se olvidaban y volvían totalmente innecesarias. Sin embargo, la primera vez que fui a Asia el reto fue mayor. El salto hasta Bangkok lo hacíamos con Turkish airlines, este vuelo no era problemático, podíamos llevar una maleta grande facturada y equipaje de mano. Pero, ¿que pasaba con los vuelos a Camboya o los vuelos internos entre ciudades tailandesas? Pues la sorpresa llegó con las restricciones del equipaje de mano, acostumbrados a los 10kg en Europa nos quedamos alucinados tras ver que el máximo permitido en compañías low cost como Air Asia o Thai Lion era 7kg.

El dilema era absurdo, 19 días entre playas, ciudades y arqueología con solo 7 kilos de ropa para tener vuelos baratos o gastarnos una pasta en facturación, seguramente más de 100€… Decidimos arriesgar y llevar nuestra maleta de mano con diez kilos con la esperanza de que nadie nos pesara ni pusiera demasiadas pegas. Lo conseguimos, estuvimos tan a gusto con la maleta de mano durante todo el viaje y, además, no tuvimos demasiados problemas exceptuando la vuelta desde Siem Riep, donde visitamos los templos de Angkor, a Bangkok que nos querían hacer pagar porque pesaba 11 kilos. La maleta viajó sin problemas, subiendo en barcas e incluso en carritos de golf, y, por supuesto, cubrió perfectamente los días de viaje.

Look playa maleta en Krabi, Thailandia

¿Qué meter en la maleta para una semana?

Este año, de nuevo, vuelo con mi maleta de mano para 8 días, tanto en el primer viaje de agosto como en el segundo. En primero de los viajes, en Malta, es más complicado ya que tengo que llevar ropa de calle y de playa. Aunque penséis que no las cosas de la playa ocupan, sobre todo si tienes pensaado llevar una toalla. Entonces, ¿Qué meto yo en mi maleta para 8 días?

Los básicos que caben en la maleta de mano

  • Unos vaqueros, deportivas y sudadera: este es el traje oficial de los vuelos. No es lo más “bonito” pero sí lo más cómodo y, sobre todo, lo que más pesa. La sudadera puede ser una cazadora vaquera o un plumas finito si vais a sitios donde las temperaturas bajan de noche.
  • Pantalones combinables, colores que puedas combinar con muchas camisetas, esa es la base de mi ropa de día. Suelo llevar dos pares de pantalones de tela, amplios, y dos pares de pantalones cortos (o falda vaquera).
  • Vestidos que pesen poco, suelo llevar dos más “de calle” y otros dos de “playa”. Unos y otros depende con qué los combines te pueden servir para salir de noche.
  • Sandalias bajas, sandalias altas, merceditas de deporte y flipflop con suela de esparto, el truco es que todos pesen poco. Las sandalias bajas se pueden sustituir por las flipflop si no vas a caminar mucho o si para caminar utilizas las deportivas o las merceditas. ¡Las flip flop no son para patear! Como es pleno verano dos pares de calcetines.
  • Camisetas o blusas, cuatro o cinco de colores neutros que se puedan combinar con cualquier pantalón o falda.
  • Ropa interior, para 7 días, si estás más tiempo pues agua y jabón.  Un pijama o una camiseta para dormir, si es vieja fenomenal, así haces sitio para regalos a la vuelta.
  • Bañadores y toalla de decatlon que ocupe poco.
  • Chaqueta de color neutro, que puedas ponerte si refresca con cualquier cosa.

Los complementos son fundamentales, un pareo o foulard grande, ya que te servirá para un montón de cosas, para ir a la playa o para los días frescos. Gafas de sol, un bolso pequeño para salir y una mochilita para patear por el día o para ir a la playa. Un neceser básico con cosas muy pequeñas, por ejemplo yo que tengo el pelo rizado y rebelde y normalmente no va a ser fácil secarlo me llevo un bote de gomina y lo dejo secar al aire, si llevas secador o planchas estás perdida con el peso, aún así, el verano pasado en Flandes me llevé la plancha.

Maleta super colocada con todo compartimentado
Maleta super colocada con todo compartimentado

En el neceser suelo meter algo de maquillaje, perfume y cremas, lo que no llevo son botes de crema solar, suelo comprarla en el destino, si la llevo es porque he encontrado algún botecito pequeño, pero normalmente su precio no compensa. Nunca me olvido de un botiquín muy básico, incluso si estoy en Europa: paracetamol, ibuprofeno, tiritas, amoxicilina (si tengo) y alguna medicina para la gastroenterítis y suero en sobres. También llevo mis lentillas, las gafas y tapones por si hay ruidos.

La tecnología no suele ser un problema, en mi caso he dejado de llevar la cámara grande y si la llevo no suele haber problemas para subir con ella al avión. Los básicos en este caso son el móvil, el libro electrónico y, a veces, una tablet pequeña que nunca suelo usar porque no tengo tiempo para escribir o para ver series. El cargador, las baterías externas, palo selfie, un enchufe adaptado a donde vayas y voilá… ¡poco más!

¿Te parece mucho o te parece poquísimo? ¿Eres de maletas infinitas o optas por lo necesarios y ya se verá? En mi trolley cabe todo eso e incluso un poquito más para traer con regalos. No es tan complicado, solo tienes que planear qué te vas a poner y las veces que puedes/quieres repetir modelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top