Roma en 24 horas, mis imprescindibles

Roma en 24 horas

He tenido la suerte de visitar Roma en numerosas ocasiones. De la primera de ellas hace ya más de 20 años y, sin embargo, hay cosas que nunca cambian. Roma es siempre un destino luminoso, abarrotado de turistas absortos con su belleza. La ciudad eterna recibe día tras día a viajeros de todas partes del mundo, dispuestos a comérsela con los ojos y disfrutar las ruinas del gran Imperio, de su imponente arquitectura y muchos otros atractivos. Pero, qué pasaría si, como en el caso de algunos cruceros, solo tienes un día para visitarla. Hoy te contamos qué ver en Roma en 24 horas, para que no te pierdas las visitas que yo considero imprescindibles.

Tip: planifica bien tu ruta y comienza por un de los dos ejes fundamentales de la ciudad: el Vaticano o los Foros Romanos. Entre ellos encontrarás un montón de monumentos

Roma en 24 horas: qué ver en el Vaticano

El Vaticano es uno de los lugares preferidos por los viajeros, probablemente encontrarás mareas de turistas que como tú quieren visitar esta maravilla. ¡Es norma! No te agobies. Me permito darte un consejo que te ayudará a no perder tiempo en tu visita, compra con antelación las entradas a los Museos Vaticanos, te ahorrará alguna hora en las colas y problemas de aforo. La visita a este imponente espacio es una de las más aconsejables en Roma, ya que la colección y los edificios que ocupan son únicos. Es uno de los museos más grandes del mundo y con una de las colecciones más amplia, por ello, selecciona algunas de las obras que quieres visitar para que te de tiempo a verlas. Es difícil elegir entre tanta maravilla, pero seguro que no te quieres perder el Augusto Prima Porta, los lienzos de Caravaggio o Lacoonte y sus hijos.

La ruta por los Museos Vaticanos termina en el interior de la Capilla Sixtina, visita obligada. La Capilla Sixtina fue construida en el siglo XVI y su gran importancia reside en que fue decorada por los artistas más importantes de su tiempo. En ella trabajaron los más afamados pintores de la época: Ghirlandaio, Botticelli, Perugino y, por supuesto, Miguel Ángel. Este último fue el encargado de realizar la zona de ingreso de la Capilla en la que representó el fabuloso Juicio Final que seguramente ya tienes en la mente. El Juicio Final está realizado sobre las paredes de la bóveda superior y tiene una extensión pictórica de 900 metro cuadrados. Fíjate en la famosa “Creación de Adán”, en Dios todo poderoso y en la cantidad de figuras que pueblan la obra. Te dejará con la boca abierta.

Realmente la visita a los Museos Vaticanos y a la Capilla Sixtina es una experiencia única que seguramente te dejará un fantástico sabor de boca. Ten en cuenta que para realizarla necesitarás varias horas, al menos tres. A pocos pasos de la Capilla Sixtina otra de las obras maestras de Miguel Ángel, la Piedad de San Pedro del Vaticano. Ni que decir tiene que la visita a la basílica y a la plaza columnada es otro de los ejes fundamentales de nuestra Roma en 24 horas.

Los foros romanos, qué ver

El otro eje de nuestra Roma en 24 horas es la arquitectura romana y todas las huellas del Imperio que todavía perviven en la ciudad. La visita al antiguo Foro Romano y a la Colina del Palatino es una de las cosas imprescindibles en Roma, el foro era el centro de la ciudad y hoy sigue siendo su centro histórico. Efectivamente lo que encontrarás en los foros son “piedras”, así las considerarán mucho, son las imponentes ruinas de lo que fue la majestuosa Roma antigua. En el foro se desarrollaba la vida de los romanos, era el lugar de los intercambios económicos y de grandes mítines y coloquios.

El foro romano se construyó en torno al año 500 a.C., en los tiempos de la República, ocupando el espacio que dejaba el valle entre varias colinas. En él se construyeron los diferentes templos a las deidades, como Castor y Polo, el templo de Saturno, etc. Y posteriormente la Basilica Emilia (año 179 a.C.), la Sempronia o la Opimia. Algunos años se comenzó la contrucción de los edificios del Foro Imperial, que era simplemente una amplación del Foro Romano. En él se encontraban los templos de Minerva, de Trajano, de Marte… Entre los construcciones que se conservan se pueden ver la Columna de Trajano, el Arco de Tito o el Arco de Settimo Severo.

Vista de los Foros romanos
Vista de los Foros romanos

El espacio que ocupan los foros es bastante amplio, por eso mis consejos son que busquéis más información sobre la visita o que siguáis mis recomendacines. Mis preferidos son, el templo de Vesta y la Casa de las Vestales, una zona dedicada a las sacerdotisas de la diosa, pasear por la Via Sacra, los varios arcos y el Foro de Trajano. Pero… hay tanto que ver que probablemente os quedéis enamorados de la zona y dediquéis varias horas.

Obviamente si visitas los Foros no te puedes perder el Coliseo (Colosseo). Sería un pecado marcharse de Roma sin ver un de sus monumentos más emblemáticos. Probablemente también te encuentres con colas para entrar a este símbolo de la ciudad, evitalas comprando las entradas de los Foros y el Coliseo juntas, ya que una única entrada te permitirá ver todos estos lugares. Sin duda, el Coliseo es uno de los monumentos no sólo más importantes de la ciudad sino también del mundo. Es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y ha sido considerado una de las nuevas siete maravillas del mundo. ¡No te lo puedes perder!

Roma en 24 horas: paseos y plazas

Soy una enamorada de los paseos por esta ciudad, tanto es así que la última vez que estuve, pasé por la Fontana di Trevi los tres días y las tres noches que estuve. Me encantan las plazas y las calles del centro de Roma, aún estando abarrotadas me gustan tan bien. Pero, por suerte, tras la caída del sol, tras las horas de la cena, Roma queda bastante vacía y es muy agradable pasear por esas mismas plazas sin las multitudes de turistas.

Empezando por la Plaza de España, puedes hacer una visita a mis tres plazas preferidas que son a su vez tres de las plazas más famosas del mundo. La de España es un bonito espacio con una espectacular escalinata que conduce a la Iglesia de la Triniad dei Monti. Te aconsejo que subas toda esa escalera, la vista es emocionante y única. En las terracitas de los laterales hay incluso algunos bares para tomar algo con ese paisaje urbano inigualable.

A unos 15 minutos a pie se encuentra la famosisima Fontana di Trevi. Esta es una preciosa fuente monumental que ha ilustrado películas como la Dolce Vita de Federico Fellini. Es un preciso ejemplo arquitectónico en el que se integra la escultura monumental y el agua. Además de visitar la fuente, si quieres tener suerte, debes tirar una moneda y pedir un deseo. Una advertencia, está totalmente prohibido (y sería de muy mal gusto tener lectores así) meterse en la fuente, porque todos queremos disfrutarla tal como está y para ello hay que preservarla de comportamientos inadecuados.

La Fontana de Trevi

Para cerrar esta trilogía te aconsejo que visites la Piazza Navona, otra plaza monumental salpicada de fuentes escultóricas obras de grandes maestros. Es una plaza en la que puedes encontrar los mejores ejemplos del arte barroco de la ciudad. Por un lado la arquitectura barroca con la iglesia de Sant’Agnese in Agone, obra de Borromini en uno de sus laterales y el Palacio Pamphili. En el centro, una de las obras maestras de Bernini, la fuente de los Cuatro Ríos. Fíjate en las estatuas que adornan la fuente, una de esas figuras la del Río de la Plata, intenta defenderse de la posible caída de la Iglesia que tiene a sus pies, la de Sant’Agnese. ¿De que se trata? De una broma que le hizo Bernini al arquitecto Borromini.

Callejuelas de Trastevere
Callejuelas de Trastevere, por si tienes un poquito de tiempo más

¡Dame unos minutos más!

¿Todavía tienes tiempo? Ojalá, pero lo veo difícil amigo… Roma tiene tanto que ver que a estas alturas estarás pensando en volver y pasar al menos tres o cuatro días en la ciudad. Pero por si te han sobrado unos minutitos de esta Roma en 24 horas te doy unas pistas más de lugares imprescindibles:

  • Plaza Venezia y el Momumento a Vittorio Emmanuele, está prácticamente al lado de los Foros, seguro que la has visto. Si tienes tiempo puedes subir a uno de los símbolos de Italia. Las vistas desde la “tarta” o “máquina de escribir” (así la llaman algunos) son muy bellas.
  • Plaza del Quirinale, es una de mis localizaciones preferidas en Roma. Allí está el Palacio del Quirinal, sede del Presidente de la República. Me encanta por la bonita balconada que tiene en la parte posterior, es uno de los panoramas más bonitos de la ciudad.
  • Trastevere es el barrio más bonito de Roma, sus iglesias, sus callejuelas y sus locales están llenos de encanto e incluso de tradición romana. En la parte más alta, si te atreves a subir, encontrarás un bello ejemplo de arquitectura renacentista: il Tempietto de San Pietro in Montorio.
  • Las Villas: Adriana, d’Este y Borghese, ejemplos de arquitectura noble y civil. Se convierten en un oasis en el caos romano. Son Patrimnio de la Unesco. En Villa Borghese puedes visitar su importante galería de pintura.
  • Catacumbas de Roma, son una visita muy interesante. Se trata de los primeros indicios del cristianismo en Roma, allí se refugiaban los cristianos de las persecuciones del Imperio. Hay varias visitables, por ejemplo las de San Clemente, las de San Calisto, etc..
  • Panteón, construido durante la época de Marco Agripa con la intención de mantener el culto a los dioses protectores de su familia. Es un edificio completamente único, aunque no vemos el original, sino una reconstrucción de la época de Adriano.
Palo en Roma delante del Coliseo
Palo en Roma delante del Coliseo

Dejo para otro post la visita a las iglesias romanas, muchas, diversas y bellas, desde las románicas como Santa Sabina, a la barroca San Carlo alle Quattro Fontane, pasando por Santa María de Trastevere, San Juan de Letrán, San Ignacio de Loyola… En fin, la ciudad eterna tiene tanto que mostrar al visitante que descubrir Roma en 24 horas es como poner un gran plato de pasta en la mesa y no poder dar más de una cucharada.

Deja un comentario