Mantua turismo: qué visitar

Mantua qué ver
Durante el Renacimiento Mantua fue una de las principales ciudades de Italia, una ciudad donde se desarrolló el arte y la cultura y donde trabajaron numerosos artistas de renombre como Alberti, Andrea Mantegna o el mismísimo Donatello. Además, Mantua es una de las últimas ciudades italianas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008. Acompáñanos a conocer esta ciudad con una ruta de un día.

Qué visitar en Mantua en un día

Mantua fue la ciudad italiana de la cultura en el 2016, pero bien se merece una visita en 2018. Se encuentra en la región de Lombardía, aunque su situación en el estremo sureste de esta hace que esté muy próxima al Veneto y a la Emilia Romagna, es fácil llegar desde ciudades como Verona, Modena o Parma. También es sencillo hacerlo en coche a través de la autopista A22 (del Brennero) la cual recorre el norte desde Modena hasta Austria. La comunicación por tren es bastante fluida ya que Mantua está situada en un cruce de rutas, de aquellas que recorren el norte de Italia como la Verona – Módena o la Milán – Ferrara.
 
Si llegáis en tren a la estación no tendréis que recorrer un gran trayecto para encontrar el centro histórico de la ciudad, no es un paseo especialmente bonito, algo habitual en las ciudades de la zona como Ferrara o Ravenna. Mantua era una ciudad amurallada, por lo que el casco histórico de la ciudad es bastante pequeño y fácil de recorrer a pie, no os molestéis en buscar autobuses urbanos, no os merecerá la pena.
 
El punto de partida de cualquier recorrido turístico por Mantua es la Piazza Sordello, en la cual se encuentra el Palacio Ducal de la ciudad, junto con la casa di Rigoletto y a poca distancia del Castello di San Giorgio (en la actualidad todo es un mismo conjunto). Allí se encentra nuestra primera e imprescindible parada el Palacio Ducal, yo os recomendaría que hicieseis la visita guiada del edificio, para mí fue una experiencia maravillosa, éramos un pequeñísimo grupo formado por el guía magnífico, una pareja de jubilados franceses y yo, y fue realmente interesante, aunque si es en invierno abrigaos porque puede hacer fresco en las diferentes estancias.
 

El Palacio Ducal de Mantua es un conjunto de edificios contruídos entre los siglos XIII y XVII gracias, en buena medida, a labor de mecenazgo de la familia Gonzaga, duques de la ciudad y principal entre las familias italianas. El palacio Ducal es inmenso, consta de muchísimas salas y sus edificios están unidos por pasillos y salones que dan la sensación de formar una ciudad dentro de la ciudad. Algunas de las salas que más me llamaron la atención fueron las dedicadas a la colección de tapices, entre ellos, algunos con los cartones obra del mismísimo Rafael. La Galería de los Espejos es un salón impresionante, realizado en el siglo XVII y rícamente ornamentado con grutescos, estucos y medallones, hacen de esta estancia una de las más ricas y espectaculares del conjunto. Sin embargo, lo que más me llamó la atención de la sala fue la mirada de los caballos, una mirada que te persigue allá donde vayas dentro del salón, el efecto óptico y pictórico es impresionante.

Vistas de uno de los patios del Palacio ducal
Vistas de uno de los patios del Palacio ducal

La sala de Troia (Troya) debe su nombre a los frescos que decoran sus paramentos. Fueron realizados por Giulio Romano y sus discípulos a partir de 1536 y obviamente están inspirados en la obra de Homero. Dentro del conjunto del Palacio Ducal se encuentra el Castello di San Giorgio, se visita todo junto. Una curiosidad, me gustó especialmente la “escalera” de caballerías, por donde subían los caballos de los nobles y señores, no te quedes sin verla.

Otro de los lugares de visita obligada es “Il Duomo“, dedicado a la advocación de San Pedro. Es un conjunto de diversos estilos sucedidos en el tiempo, desde el románico al renacentista, pasando por el gótico, una amalgama que hacen de este un lugra muy característico. La Catedral de Mantua se encuentra en la Piazza Sordello, es bellísima y concentra el poder político y religioso de la ciudad. Es similar a otras plazas lombardas, tiene un aire similar a la Piazza Vittoria de Pavía.

El Palacio del Té es otro de los edificios más conocidos de Mantua y es imprescindible visitarlo. Se empieza a construir en 1525, en pleno Renacimiento, según el proyecto del gran arquitecto Giulio Romano. Hay muchas interpretaciones y explicaciones sobre el curioso nombre de este lugar, algunos hablan de la forma de intersección de dos calles que formaban una T, otros lo interpretan como una variación de “tejetus”. Sin embargo lo interesante no está en su nombre si no en lo espectacular del edificio.

Acceso al Palacio del Te en Mantua
Acceso al Palacio del Te en Mantua

Una de las salas más llamativas es la “Sala dei Giganti” está dedicada a la Caida de los Gigantes descrita en la obra de Ovidio “Las metamorfosis”. La sala es espectacular, en ella se mezclan figuras de gigantes, imágenes con gran dinamismo y caracter. La obra, de Giulio Romano, se realiza en la primera mitad del siglo XVI conjugando a la perfección arquitectura y decoración pictórica. En la escena se observa como se desencadena la lucha de los gigantes y su asalto al Olimpo, una lucha dramática en la que cuerpos, personajes y decoración se mezclan creando uno de los mejores murales renacentistas de toda Italia.

Otro de los lugares imprescindibles en Mantua, a mí personalmente es uno de los que más me gustó, es Piazza delle Erbe y la iglesia Rotonda de San Lorenzo. La plaza es un típico ejemplo de plaza porticada, muy del gusto de la zona, en ella estaban los artesanos y negocios tradicionales desde la época medieval. Actualmente es un lugar casi siempre lleno de vida. En ella está la Casa del Mercante y la Torre del Reloj Astronómico. Al lado de ellos el Palazzo della Ragione. Sin salir de la plaza nos encontramos una de las iglesias más antiguas de Mantova, la Rotonda di San Lorenzo. Es una iglesia románica edificada en el siglo XI con la clásica decoración de arquillos de medio punto en la parte superior y una pequeña cúpula coronando la cima. La iglesia me recuerda otros ejemplos de arte románico en el norte como la Rotonda di San Tomé en la provincia de Bergamo o il Tempietto di Santa Croce también en Bérgamo.

Palo delante de la casa del Mercante
Palo delante de la casa del Mercante
En Mantua
Palo en Mantua

 

 

 

 

 

Otro de mis sitios favoritos de esta ciudad es el Teatro científico de Bibiena, cuyo nombre se adopta de su constructor, el arquitecto Antonio Galli Bibiena. Es una gran obra del siglo XVIII que se originó por la necesidad de la Accademia Virgiliana para la educación de los alumnos a través de “espectáculos”. Este tipo de teatros, como los anatómicos de Vicenza o el la Universidad de Bologna son bastante comunes en Italia, aunque nosotros no estemos tan habituados a ellos. En cualquier caso se trataba de lugares dedicados a la educación a través de clases magistrales donde ofrecer al alumno de estas academias toda la sabiduría de los docentes. En la actualidad todavía está en uso, en el se desarrollan conciertos musicales.

Para no perderse:

  • Basílica de Sant’Andrea, está muy cerca del Palacio Ducal. Es una de las obras más importantes de la ciudada porque fue proyectada por el gran Leon Battista Alberti. En el interior de esta magnifica iglesia de planta de cruz latina se encuentran algunas de las obras más célebres en Mantua, obras de Giulio Romano o Andrea Mantegna.
  • La Torre dell’Orologio (la torre del reloj), está en la antes nombrada Piazza dell’Erbe. Es una preciosa estructura que alberga un reloj astronómico en el que aparecen los números romanos acompañados de los días según el ritmo de la luna y la posición de los astros. Desde lo alto de la torre se tienen unas preciosas vistas de la ciudad y el río Mincio.
  • El río Mincio, el parque del mismo nombre y sus orillas merecen la pena, sobre todo si te gusta caminar o tienes niños. Es una zona natural que envuelve el centro de la ciudad.
  • Sabbioneta, a pocos kilómetros de Mantua suerge esta preciosa ciudad renacentista que fue declarada Patrimonio de la Unesco en 2008. La ciudad fue cruce de caminos y alberga un interesante barrio judío, en ella se desarrollo un interesante comercio y edición de libros a final del siglo XVI. Muy recomendable el Palacio Ducal y el Teatro de Vincenzo Scamozzi, el típico teatro all’antica que te recordará el famosísimo de Vicenza.

 

 

 

2 Replies to “Mantua turismo: qué visitar”

  1. Interesante artículo! Me lo apunto como próximo viaje.
    Saludos,

    1. Un blog de Palo dice: Responder

      Gracias!!! Seguro que te sirve 😉

Deja un comentario