Que ver en Matera

Matera qué ver: iglesias rupestres y la Murgia (día 2)

El segundo día en Matera se distribuyó entre las iglesias rupestres de la ciudad: Santa Lucia alle Malve, la iglesia de la Madonna de Iddris, San Pietro Caveoso, etc. Ubicadas la mayoría de ellas en el Sasso Caveoso, y aquellas otras situadas en el Parque de la Murgia Materana. Durante el primer día de visita a los Sassi había visitado el Palombaro Lungo, los Sassi, la Cività, varios museos y algunas iglesias barrocas y dejé para este otro la parte más antigua de la ciudad y la que encierra más religiosidad: las iglesias rupestres. ¿Me acompañas en este paseo por la roca materana?

Matera que ver: iglesias rupestres en los Sassi

En el inmejorable entorno de los Sassi de Matera son numerosas las iglesias construídas prácticamente en la piedra que se pueden visitar. En uno y otros, Caveoso y Barisano, se pueden encontrar estos ejemplo de edificios religiosos singulares con un gran encanto y atractivo para los visitantes. Son lugares llenos de religiosidad, con una atmósfera mística y que ha acompañado el paso de los habitantes de aquella ciudad rocosa siglo tras siglo.

que ver en matera iglesias rupestres
Entorno de la iglesia de Santa Lucia alle malve
Mis pasos me llevaron de nuevo al Sasso Caveoso para visitar algunas de las iglesias. La primera a la que llegué fue Santa Lucia alle Malve, una de las más importante por su adscripción como monasterio. En ella se situó el primer monasterio femenino benedictino en la ciudad de Matera. En la parte exterior, hecha en la roca, se pueden ver algunos relieves rudimentarios en los que se presenta el martirio de la Santa patrona e la iglesia. Se la representa con los símbolos de este martirio: el cáliz y los ojos. La iglesia-monasterio estuvo habitada entre los siglos VIII, fecha de sus construcción, y XVI por comunidades femeninas de religiosas benedictinas. El interior rocoso está decorado con bonitas pinturas murales que se han conservado relativamente bien, en ellas escenas de vidas de santos realizadas en torno al siglo XIII. Además de la iglesia, me gustó muchísimo el entorno, tengo que decir que me gustó todavía más el día anterior, ya que estaba cayendo el sol y la luz conformaba una ambientación única y mágica.
Interior de la iglesia de Santa Lucia alle Malve en Matera
Interior de la iglesia de Santa Lucia alle Malve en Matera
Callejeando por el Sasso y subiendo el pequeño repecho donde se asienta llegué a la iglesia de Santa María de Idris. Sin duda, una de las más espectaculares por su potente exterior y su gran presencia. La iglesia está insertada dentro de una formación rocosa llamada Monterrone, visible desde varios puntos de la ciudad y que da paso al gran acantilado que separa esta del parque de la Murgia. Desde la parte posterior de la iglesia las vistas son impresionantes.  La iglesia está dedicada a la Virgen de Idris, la que muestra el camino, su origen se remonta al siglo VII d.c. y a una comunidad de monjes bizantinos que se asentaron sobre la colina. La planta de la iglesia es muy irregular ya que una gran parte está tallada en la roca y otra parte es fruto de la obra del hombre, la construcción pertenece a época medieval, en torno a los siglos XIV y XV. Fecha en la que también se data la facha de la iglesia, reconstruída tras algunos problemas en la época, se vino abajo. La humedad de la roca ha hecho mella en la decoración del interior, que ha tenido que ser restaurada en varias ocasiones dejando un conjunto de frescos interesante pero con restauraciones. En la parte inferior de la iglesia de Santa María de Idris hay un pequeño túnel que la une a la cripta de San Juan de Monterrone, en ella hay varios frescos que representan algunos de los mejores ejemplos del arte rupestre que ver en Matera.
Exterior de la iglesia de la Virgen de Idris en Matera
Exterior de la iglesia de la Virgen de Idris en Matera
Descendí hacia la Igleisa de San Pietro in Caveoso, admito que no entré, no me dio tiempo, pero sin duda su visita es interesante. La iglesia está dedicada a los santos Pedro y Pablo y se asienta en la parte inferior de la roca Monterrone. Las vistas cuando te alejas por la Via Madonna della Virtù son magníficas. Seguramente el exterior de la iglesia nada tiene que ver a lo que fue en su nacimiento allá por el siglo XIII. La fachada actual es de corte barroco y en ella aparecen las figuras de los santos que dan nombre a la iglesia junto a una imagen de la Virgen de la Misericordia. El edificio de San Pietro a tenido numerosas restauraciones a lo largo de los siglos, por ello es difícil imaginarla como una de las iglesias rupestres materanas. Es una iglesia muy bella, sin duda, pero ha perdido la originalidad de las otras.
San Pietro Caveoso desde la Via della Madonna della Virtù
San Pietro Caveoso desde la Via della Madonna della Virtù
Son muchas las iglesias rupestres materanas, realmente si quieres visitar todas tendrás que emplear una jornada. Otro bello ejemplo, más apartado y escondido, es la iglesia de Santa Barbara, una pequeña joya decorada en su interior con preciosos frescos. La iglesia de La Virgen de la Virtud forma junto con San Nicola dei Greci otra de las visitas obligadas en la ciudad. Este complejo de iglesias, de buen tamaño pertenece al año 1000 y se constituyó como un auténtica basílica con espacios definidos dentro de la roca: tres naves decoradas con frescos y relieves. Por desgracia los frescos de esta iglesia se encuentran en mal estado de conservación.
Si todavía tenéis tiempo, os aconsejo que además de las iglesias rupestres visitéis algunas otras de la ciudad. Justo antes de coger mi coche para ir al parque de la Murgia tuve tiempo para visitar de día un par de iglesias que había visto durante el paseo la noche anterior. Ambas se encuentran en el Sasso Barisano, muy cerca de donde tenía mi alojamiento. La primera la Iglesia de San Domenico, en pleno corazón de la ciudad. La segunda, con una impresionante fachada románica, San Giovanni in Parish, creo que mi preferida de las que vi en la ciudad.

Un paseo por el parque de la Murgia materana

El parque arqueológico de la Murgia Materana es un enclave único que se encuentra a un par de kilómetros de la ciudad en línea recta y a unos siete u ocho si vas en coche. Está separado de Matera por un impresionante acantilado que se puede atravesar a pie gracias a un puente colgante. Me hubiera gustado hacer la ruta de senderismo desde la ciudad, pero por las fechas y por el tiempo del que disponía fui hasta la Murgia en coche.
Vistas del parque de la Murgia desde Matera
Vistas del parque de la Murgia desde Matera
El conjunto del parque se extiende en una superficie de casi 8000 hectáreas de terreno entre Matera y Montecaglioso, fue instituido como parque en el año 90 como iniciativa de recuperación de las iglesias rupestres y la naturaleza comprendidas en él. Actualmente pertenece a los sitios Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO junto con los Sassi de Matera. Además de la formación natural del territorio el parque contó con la mano del hombre que asentó allí algunos pequeños pueblos dotados de iglesias rupestres y cementerios excavadas en la roca. Las cuevas excavadas por el hombre junto con la acción del agua y los sistemas de canalización que se crearon en el territorio han configurado este espacio tan singular.
Aspecto del parque de la Murgia en Matera
Aspecto del parque de la Murgia en Matera

Uno de los principales atractivos de la Murgia son sus iglesias rupestres dispersas por todo el parque. Se habla de que hay en torno a cien, de esto no puedo dar fe, porque no pude ver todas, pero os tendréis que fiar de lo que he leído y de las que vi. La mayoría de estas iglesias son de origen rupestre, excavadas en la roca y con una gran simpleza arquitectónica, iglesias de una sola nave y con decoración de frescos. Podéis encontrar los mejores ejemplos de este tipo de construcción en la Cripta della Scaletta, la Madonna della Croce o una de las más originales al disponer de tres naves, la Madonna della tre Porte.

La mayoría de estas iglesias rupestres pertenecen al románico y presentan algunos elementos decorativos de la época, algunos capiteles decorados, pequeñas cúpulas concéntricas y, por supuesto, los frescos. Además de las pequeñas iglesias rocosas hay algunos santuarios diseminados por el parque, también son visitables, pero si quieres hacerlo tendrás que emplear bastante tiempo, porque son numerosos.

Interiores excavados en las rocas de La Murgia
Interiores excavados en las rocas de La Murgia

 

Aspecto del parque de la Murgia en Matera

En el parque además de esta importante función histórica tiene una buena variedad de flora y fauna, numerosas especies de plantas típicas mediterráneas: matorral, encina, retamas, algarrobos o enebros. El paseo por la Murgia es muy agradable, aunque hacerlo completamente conlleva tener a disposición un buen número de horas y un calzado adecuado al senderismo. Las vistas desde el parque hacia la ciudad y viceversa son fantásticas, paraos un momento a disfrutarlas.

Palo en La Murgia con vistas a Matera
Palo en La Murgia con vistas a Matera
 Visité el parque durante el día, había mucha gente pasando por allí la jornada dominical, algunos a pie o otros a caballo, disfrutando de un entorno único al lado de la ciudad. Sin duda, un lugar muy recomendable y, como siempre digo, Matera necesita al menos dos días completos para toda la visita, si no tres o cuatro. No vayáis con prisas porque os sorprenderá, yo estoy deseando volver.

2 Respuestas a “Matera qué ver: iglesias rupestres y la Murgia (día 2)”

  1. Matera una ciudad que no conocía su existencia le envuelve una sensación de misterio y de un tiempo muy muy lejano capaz de tocarlo con las manos.
    Gracias Amapola !!! por transportarnos a ésta ciudad mágica ☘️☘️

    1. Muchas gracias Maite, me alegro de que la conozcas por mí, merece mucho la pena y ahora queda a tiro de piedra!!!
      Un abrazo a mi gente de Fresno 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *