España,  Madrid,  Restaurantes en Madrid

Restaurante Saporem en Madrid y su preciosa terraza

La primera vez que fui al Restaurante Saporem tenía muchísimas ganas de conocerlo. Lo había intentado en varias ocasiones y nunca había podido reservar. Tenía buenas referencias y había escuchado bastante hablar de él desde que llegué a Madrid, las referencias en redes sociales también eran buenas, pero no había forma de conseguir mesas.
Desde aquella primera vez que fui ya han pasado unos años y este post lo he ido reescribiendo después de las diferentes veces que lo he visitado. Tengo que decir que la primera vez fue un tanto agridulce, quizá me había hecho muchas espectativas y el Saporem se convirtió en un restaurante normal, para salir del paso e, inclulso, para las comidas de día de trabajo.
Restaurante Saporem en Madrid
Terraza interior del Restaurante Saporem en Madrid
El restaurante Saporen tiene un buen tamaño, tiene una parte interior decorada con elementos industriales, bastante amplia y bonita, pero el sitio más bonito es la parte de la terraza. La terraza tiene la misma decoración de aires industriales, con mesas de madera apoyadas sobre patas de metal como también metálicas son las sillas, recuerda también a la decoración del Restaurante Mezklum. El toque verde se lo dan las plantas de bambú y una especie de pequeño jardín vertical que intentan aportar una cierta frescura al espacio, aunque no lo consiguen en las noches de calor. Ciertamente pasamos bastante calor en la cena, no estaría de más utilizar algún tipo de ventilador o de chorro vaporizador de agua para refrescar a los comensales, ya que la terraza no tiene ventilación al estar encajonada entre los edificios. Realmente el ambiente es muy bonito, pero se podría mejorar la sensación de calor que a algunos nos podría incluso agobiar.
Restaurante Saporem en Madrid terraza
Terraza del Saporem en Madrid
La carta no es muy amplia, pensaba que era un poquito más original y elaborada, como muchos otros restaurantes en Madrid de la misma gama tiene ensaladas, entrantes “originales”, algún arroz o pasta, pizzas y hamburguesas y los platos crudos que se han puesto tan de moda “tartar de salmón”, “tataki de atún” o “carpaccio”, nada especial y que llame la atención.
Elegimos varios platos para compartir, unas croquetas “mixtas”, chips de berenjena y pollo con curry y arroz. Los chips de berenjena con miel pintaban muy bien, pero sinceramente nada del otro mundo, berenjenas cortaditas en slides muy finas y fritas, para mi gusto demasiado fritas (aunque es cierto que son “chips”) perdiendo el sabor de la berenjena.
Restaurante Saporem en Madrid berenjenas
Berenjenas en Saporem
Las croquetas estaban muy buenas, tres eran de calabaza y apio y de morcilla y plátano, la verdad este plato sí merece la pena. Muy jugosas, eminentemente hechas a mano y con buena textura y buen sabor.
Restaurante Saporem en Madrid croquetas
Croquetas (muy ricas) en Saporem
El pollo al curry al pollo rojo con arroz jazmín estaba bastante bueno, le faltaba un poco de salsa de curry para comer con el arroz, que prácticamente era imposible de empapar en la salsa (que es lo rico), estaba bueno. No puedo opinar sobre los postres porque no nos los ofrecieron, después de esperar a que nos retiraran el segundo unos 20 minutos y de no pasar a consultarnos si queríamos postre nos cansamos un poco, en parte por el calor y pedimos la cuenta. También para la cuenta fueron bastante lentos, por lo que nos quedó un regusto agridulce con este restaurante.
En resumen, la comida es normal, está rica pero no es nada “especial” como otros restaurantes con los que se le compara. El precio también es normal, pagamos 35€ (por cierto incluyeron el pan que no pedimos y que no tocamos). La decoración y el diseño bonito, pero el calor no lo hacen muy confortable. Tendremos que volver a ver si a la segunda va la vencida.
Restaurante Saporem en Madrid pollo con curry

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *