Tapear por Logroño
Comer y beber

Tapas por Logroño: la calle Laurel

El arte de la tapa es una de las tradiciones españolas que más nos gusta. Disfrutar de ese pequeño aperitivo antes de comer o al atardece, o por qué no comer de tapas es una auténtica delicia que sólo vas a encontrar en España. Son muchas las capitales de nuestro país, los pueblos y villas en los que se puede disfrutar de esta curiosa disciplina gastronómica. Una de estas ciudades, sin duda, es Logroño. La capital de La Rioja ofrece al visitante una buena muestra de gastronomía en forma de tapa o pincho. Por eso, hoy nos vamos a recorrer algunos de los restaurantes que hemos conocido en las diferentes visitas a esta ciudada. Nos vamos de tapas por Logroño, directitos a la Calle Laurel.

Tapas por Logroño y su epicentro, la famosa calle Laurel

Logroño es uno de esos sitios a los que llegas sabiendo que vas a disfrutar de su gastronomía y, por supuesto, de sus vinos. Entendiendo que prácticamente entres donde entres encontrarás suculentos platos en forma de tapa, variadas composiciones y pinchos contundentes. En el corazón de su centro histórico, en la zona peatonal se encuentra la Calle Laurel, se trata de una vía estrecha y abarrotada de gente en fin de semana. Allí seguramente es el lugar de españa donde se concentran más bares de tapas. Imposible será que los recorras todos, obviemante yo no lo he hecho las veces en las que he tenido ocasión de disfrutarla. Sin embargo, algunos conocimos…

Algo que me sorprendió en las dos ocasiones en las que he estado en Logroño, es que en los bares de la calle Laurel los precios de los pinchos y tapas son bastante irregulares. Es fácil que encontréis unas tapas de bacalao que me parecieron bastante caras y con las que hay que rascarse bien el bolsillo (en El Abuelo, exquisito pero caro) o unos pinchos de jeta muy baratos en el Charly.

Ruta por algunas tapas en Logroño en la Laurel

Pincho de “champis” en El Soriano:

Los champis de El Soriano son de sobra conocidos si se trata de tapas por Logroño. Algunos dicen de él que es el pincho número uno en la Calle Laurel y seguramente así sea. Se trata de una composición de champiñones con una elaboración realmente muy sencilla. Champiñones a la plancha, con salsas de ajo y peregil y coronados con una gamba en la parte superior. Sea su fama, sea su buen hacer, la verdad es que los chamipis están muy buenos. Además, los sirven sobre una tosta de pan y llenan un poquito más.

 

Taberna Lorenzo

Otro de los típicos son los bocatas del Tío Agus, en la Taberna Lorenzo, este es el típico bocata-montadito grasiento con carne de ternera con el que te empachas de gastronomía tradicional, una bomba calórica, pero qué rico. No es que sea una receta elaborada ni de autor, pero están buenos. En este mismo bar también vais a encontrar unos pinchos morunos con la misma salsa del montadito que están deliciosos.

 

Jeta en el Charly

Uno de los pinchos más baratitos que encontrarás al tapear por Logroño, sea en la Calle del Laurel o en otras zonas, es la jeta en el Charly. A mí me parece que está buenísima a lo mejor es porque se parece mucho a la jeta o morro que encontrarás si vas de pinchos a Salamanca. El Charly aunque quizá es menos conocido está al ladito de El Soriano, merece la pena la visita.

 

El Matrimonio del Blanco y Negro

Un pincho muy gracioso es “el matrimonio”, una especie de montadito con anchoas y pimiento verde frito, es la cosa más sencilla del mundo pero el resultado es bueno, eso sí a grasa… no nos gana nadie, ¿dónde lo encontráis? En el Blanco y negro. Claro que después de cuatro vinos y cuatro pinchos ya vamos doblados, pero no que no pare la ruta que aún nos quedan unos cuantos, por ejemplo: un pincho o ración de patatas bravas en el Bar Jubera, un cojonudo en La Simpatía, es una especie de tosta con carne de picadillo o chorizo y un huevito de codorniz frito; aunque pidéis encontrar diferentes variantes según gustos.

DO Laurel

El DO Laurel es un bar moderno, con una carta de pinchos elaborados y con un toque muy actual. Es como diríamos un bar “de moda”. Tiene un local bastante grande con una buena barra y numerosos tipos de pinchos. A nosotros nos encantóel tartar de carne o Steak Tartar.

 

Y tú, ya conoces la Calle Laurel o todavía no has visitado Logroño. No te pierdas esta ciudad, interesante desde el punto de vista gastronómico, cultural y, sobre todo, enológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *