Monkey Forest: el templo de los monos en Ubud, Bali

En la isla de Bali además de bellísimos templos se encuentra el famoso Templo o Bosque sagrado de los Monos, Monkey Forest. Se trata de un área llena de bosque, fuentes, ríos, caminos e incluso templos en el que viven más de seiscientos monos. La visita al Templo de los Monos es una de las visitas imprescindibles en Ubud, un lugar donde disfrutar de los animales siendo responsable durante el recorrido.
Monkey Forest: el templo de los monos en Ubud, Bali
Monkey Forest: el templo de los monos en Ubud, Bali

¿Cómo llegar al Templo de los Monos?

El Templo de los Monos se sitúa en el sur de Ubud, en uno de los laterales de la vía que lleva su nombre. Es bastante sencillo ir desde la zona centro del pueblo, ya que se trata de una larga y recta calle que te llevará hasta la mismísima puerta del santuario. Caminando desde el Palacio de Ubud se tarda en torno a los 15-20 minutos, dependiendo de lo que te entretengas en los cientos de tiendas de todo tipo que hay a los dos lados de la calle. Se trata de una calle muy transitada y con un tráfico infernal, por lo que si vas con un coche probablemente tardes lo mismo aunque vayas un poco más cómodo.
templo de los monos en Ubud, Bali
Dos monos despiojándose y dejándose despiojar

¿Qué es en el Monkey Forest de Ubud?

El santuario o templo de los monos en Ubud es una reserva natural de una extensión media, 27 hectáreas, en la que habitan un buen número de monos. Este pequeño bosque sirve de refugio a los animales aunque no son los únicos que viven en esta zona. Hay algunos ríos y fuentes con grandes peces, también un buen número de aves y, por supuesto, una exhuberante y copiosa cantidad de árboles. El parque cuenta con más de 100 especies diferentes de arboles y plantas, por lo que si también eres un amante de la naturaleza en general te gustará el lugar.
Fuente con peces en el Monkey Forest Ubud
Fuente con peces en el Monkey Forest
Es una visita casi obligada cuando el visitante llega a Ubud, además el parque está dotado de todo tipo de comodidades para los turistas desde policía turística a parking para coches y motos, pasando por aseos y la futura tienda de souvenirs (según el plano, yo no la recuerdo).
La entrada al Monkey Forest cuesta actualmente 50.000 rupias indonesias para los adultos y 40.000 para niños. El precio ha subido bastante en el último año, ya que algunos otros bloggers lo visitaron poco antes que nosotros y costaba la mitad y cuando nosotros lo hicimos eran 40.000 rupias. Si bien es cierto que al cambio son 3 euros llama la atención la subida de precios desorbitada que está teniendo el parque en los últimos tiempos. Creo que merece la pena la visita, incluso si vais con niños yo diría que recomendable, aunque hay que tomar algunas precauciones.
templo de los monos en Ubud, Bali
Los monos a lo suyo
Los monos del Monkey Forest no nos parecieron muy violentos, nuestra experiencia aquí fue bastante más agradable que con los monos ladrones de las Batu Caves en Kuala Lumpur, aquellos eran mucho más agresivos. Aún así, es normal que los monos intenten quitarte algo de las manos, cuidado con móviles y tabaco ya que se fijan en lo que sobresale, o que quieran tocar tu mochila. Pero si no te mueves de forma extraña y no se sienten amenazados no tendrás ningún problema. Una de las claves es la comida, hay que ser cauto y no ofrecerles comida si no estás seguro de que se la tendrás que dar, ellos van a ir a cogerla y se pueden enfadar. La especie de monos que vive en Ubud son macacos, también les llaman monos de cola balinesa, algunos de ellos son bastante grandes, por eso, mejor no les enfades.
Monkey Forest
Palo con los monos jugando detrás
monos en Ubud, Bali
Mi peor foto: Monito ven ven… monito no te acerques.
Me gustó mucho ver a las crías de estos monos, los más pequeñitos estaban siempre acompañados de sus madres, las cuales les cuidan y les miman. Por supuesto, no intentes tocar a coger a los monos, sobre todo a las crías, las madres se enfadarán ya que a ti tampoco te gustaría que un elefante viniera a por tu hijo. Es muy fácil disfrutar de los monos sin tener que molestarles, ellos son muy divertidos y los verás jugar, protegerse o, incluso, a veces pelear entre ellos, algo que es menos agradable pero también interesante.
Monkey Forest: el templo de los monos en Ubud, Bali
Monito y mamá precavida
El paseo por el parque es muy agradable, hay varios caminos que recorren el bosque y que están decorados con grandes esculturas con figuras mitológicas y religiosas. También hay algunos puentes y fuentes a lo largo del río. Una de las zonas más complicadas es una de las orillas del río que aunque es muy bonita hay que tener cuidado, sobre todo si estás caminando con chanclas ya que es una zona resbaladiza.
Ubud, Bali
Una multitud cruzando el río
En el bosque de los monos hay tres templos cuyo origen se remonta al siglo XIV y en los que los monos campan a sus anchas.  En la zona noroeste está el templo Pura Beji, dedicado a la diosa Gangga. Se trata de un templo dedicado a la purificación ceremonial. En la zona noreste está el templo Pura Prajapati, está al lado del cementerio y de la zona de cremación. El templo más importante del complejo es el Pura Dalem Agung, un templo de adoración.
Pura Dalem Agung, Ubud
Pura Dalem Agung, Ubud
Nos gustó mucho la visita al templo de los monos, es algo original, no daña a los animales ya que están en su entorno y ofrece un bonito recorrido en la naturaleza. Por ello, si estás disfrutando de unos días en Ubud esta es una de las visitas más recomendables.

Deja un comentario