Postales desde Indonesia: Bali y Lombok

Soy una gran aficionada a las postales , tengo más de 500 en mi casa de Salamanca , me gusta verlas, ordenarlas, soñar con los sitios en l...

Soy una gran aficionada a las postales, tengo más de 500 en mi casa de Salamanca, me gusta verlas, ordenarlas, soñar con los sitios en los que he estado y con aquellas que me han enviado. No suelo escribir postales, alguna a mis padres, escribía a mi abuela en los viajes del verano, incluso me escribía alguna a mí misma como recuerdo. Como hace tiempo que no escribo, he pensado que a través del blog iba a mandar unas cuantas postales de Indonesia a los lectores, a mi familia y a algunos amigos. Aunque no sean grandes fotografías seguro que os acercan a lo que visité en Indonesia.

Querida Isabel, la playa en Jimbaran es una gran lengua de arena fina y blanca que se extiende hasta juntarse con un mar tranquilo en esta época. El agua está limpia y en calma, es ideal para darnos un chapuzón en estos días de calor. No hay turistas apenas, hemos alquilado unas tumbonas y nos han regalado un coco para refrescarnos, el sol calienta. Quizá comamos en uno de estos chiringuitos, apetece tanto estar aquí que no quiero moverme ni para llegar al hotel.
Querida Esther, algunos templos de Bali están rodeados por estanques con nenúfares y flores de loto. En algunos, además, puedes ver peces nadando entre ellos, con sus colores anaranjados y su movimiento vivaz. Las flores dan un toque de color sobre el manto de nenufar verde que contrasta con los muros rojos de los templos... Pero también hay estanques en las casas y en los restaurantes, en el que hemos comido hoy, al lado de un arrozal.
Hola papá, Bali, la isla de los dioses, es un reducto de hinduísmo en un país de mayoría islámica. La tradición religiosa y cultural está muy arraigada en esta sociedad. Los cultos, los ritos y las tradiciones inundan el día a día de los habitantes de la isla que no dudan en acudir a los templos como el de la Madre con ofrendas de lo más variopinto como este pato. Los colores, los olores y la religiosidad dan la bienvenida a turistas y viajeros, la amabilidad de la gente y sus sonrisas hacen que nos sintamos como en casa.
Hola Miri, nunca había visto una ofrenda en la playa, pero aquí es algo habitual. Las ofrendas a los dioses están en las puertas de las casas, en los lados de las carreteras y los caminos, en las entradas de los templos... Pero también en la playa. La ofrenda tiene una gran importancia en el día a día de estas gentes, sean pequeñas o grandes siempre tienen que estar, unas barritas de incienso, algunas flores y alimento que llene de alegría a los dioses.

Querida Claudia, el tráfico en esta isla es infernal. Es casi imposible cruzar la calle, hay que lanzarse un poco a lo loco si quieres pasar a la otra acera. Las carreteras son estrechas y el tráfico se hace pesado y lento, me daría miedo alquilar una moto. He visto varios extranjeros con heridas en rodillas y manos, e incluso con algún brazo roto. Lo mejor de las motos es la elegancia de las balinesas con sus trajes tradicionales sobre ellas, es una imagen pintoresca. Habría que verte a ti vestida así a lomos se tu "caballo".
Queridos tíos, los templos en Bali además de ser preciosos arquitectónicamente son visitas muy interesantes desde el punto de vista etnográfico. La gente acude habitualmente al templo, pero no solo para las ceremonias, sino también para la preparación anterior a ellas. Hoy hemos visto como algunos hombres balineses preparaban la decoración de las esculturas sagradas que representan a sus dioses. Los visten con telas coloridas y con grandes adornos dorados. Para entrar en el templo hemos tenido que ponernos el típico sarong, indispensable si quieres ver el interior de estos recintos sagrados.

Querida Montse, hoy hemos estado en el Bosque de los Monos en Ubud. Es un gran bosque en el que viven más de 600 monos en completa libertad y disfrutando de lo que se les cae a los turistas. La verdad yo no me he acercado mucho, aunque ellos no tenían ningún escrúpulo en tocarte la mochila a ver que había dentro o en ponerse muy cerquita. Había muchos monitos pequeños, como el de la foto, y como ves, una madre es siempre una madre, le coge de la colita para que el monete no se le escape.

Hola mami, mira que hotel más bonito hemos elegido en Lombok. Es un hotel tranquilo, no hay muchos viajeros, hay algunas familias, sobre todo de origen musulman. Es un poco raro porque las mujeres van completamente tapadas incluso a la piscina, me llama mucho la atención que ellos disfruten de la piscina con sus bañadores y ellas vayan completamente de negro y ni siquiera puedan bañarse. La piscina está en frente del mar, aunque aquí la playa es muy repentina y hay bastante oleaje.
Queridas Caro y María, acabamos de llegar a Bali, estamos en un hotel muy bonito y super nuevo en frente de la playa. Desde la terraza hemos visto el atardecer, tiene unas vistas fantásticas, pero además te puedes tomar un mojito o un coctel mirando el mar. ¿Quién puede pedir más? Para eso están las vacaciones... Por cierto, no hay mosquitos, sorprendentemente no parece que haya muchos bichos, aunque habrá que echarse antimosquitos por si acaso.
Hola David, esta te la mando a ti porque creo que no la tienes. Tras la comida en el restaurante de las vistas sobre el valle de los arrozales, el tío de Tiko se fue a echar la siesta y cuando salimos estaba dando de comer a un murciélago. ¡Qué asco! Lo peor de todo es que tú también le diste de comer y yo no sabía si reirme, hacer fotos o salir corriendo por si el bicho ese asqueroso te pegaba un bocado en una mano. Al final, si miro la foto, el pobre animalito no es tan horroroso.

Querida Conchi, el atardecer en la playa de Jimbaran tiene algo mágico, el mar sigue en calma como esta mañana y hay muy poquita gente. Mientras iba caminando he visto un grupo de gente haciendo yoga cara al atardecer, es uno de los recuerdos más bonitos que me llevaré de este viaje, una de las postales más bonitas de Bali. ¿Te imaginas que de vez en cuando pudiéramos salir de Madrid y tener una playa cerquita para hacer yoga al caer el sol?

Hola Angi y Jorge, como veis en Bali se come de maravilla. Hemos cenado varias noches en la playa, a la luz de las velas y con marisco a raudales. Para ser Bali no era muy barato, se compraba el pescado prácticamente al peso, pero merece la pena. La forma de cocinar los cangrejos es bastante diferente a lo que hacemos en España, aquí se preparan con diferentes salsas, sobre todo tipo curry. Las almejas eran enormes y estaban buenísimas, no puedo decir a que me sabían pero creo que nunca había probado unas almejas con un sabor parecido.

Querida Cris, las tradiciones a veces no se alejan tanto unas de otras, si en Covadonga el agua de la Santina es sagrada, aquí en este templo, Tirta Empul, el agua tiene las mismas propiedades. La gente viene y hace todo un rito de purificación que discurre a lo largo de los diferentes chorros de la gran piscina ritual. Algunos no se bañan pero se llevan recipientes llenos de agua para otras ceremonias, el contacto con el agua es muy importante para los balineses.

Queridas blogueras guerreras, que pasada de lugar, tenemos Bali a nuestros pies y aunque el día está un poco cubierto las vistas desde este templo son espectaculares. Las estupas se sitúan sobre pequeñas terrazas haciendo del templo Pura Besakih uno de los más impresionantes de la isla, es una visita imprescindible. No había visto niños pidiendo hasta que he llegado a este templo, son tan inteligentes, son capaces de decir unas cuantas palabras en cualquier idioma, pero sobre todo identificar la nacionalidad de los turistas.
Queridos amigos bloggers, esta noche hemos asistido a una ceremonia nocturna en la que los hombres y mujeres estaban sentados en el interior del recinto sagrado, en la zona en la que habitualmente no se puede entrar y rezan y cantan a sus dioses. Los balineses son alegres, gentiles y aman su isla y a sus dioses, también son temerosos de estos, algo que a veces choca con nuestra sociedad occidental. Pero que te voy a decir a ti, que has viajado tanto...
Querido lector, son mis últimas horas en Indonesia, de camino al aeroperto de Lombok encontramos varios camiones cargados con gente. Es tan curioso, las chicas me miran mientras las fotografío, no suelo hacer fotos a gente, pero es una escena pintoresca y tan distinta. No puedo no hacer una foto en este momento... ¿a dónde irán las chicas del camión? Yo en uno días vuelvo a casa, pasaré por Malasia antes y me llevaré tantos recuerdos en la retina.

También te puede gustar...

5 comentarios

  1. Qué bonitas las postales y qué envidia de viaje!!! Muchas gracias! Ya 😘😘🐒

    ResponderEliminar
  2. Precioso y original. Lo mismo que la autora. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay que me sacas los colores!! Gracias, quería que fuese eso, un poquito diferente.

      Eliminar
  3. Querida, me has dejado en estado levital, que gusto leer las vivencias de tus estancias, eres un amor!
    Cualquier dia nos hacemos uno las dos, lo pergeñaremos? Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que siempre pienso en ti!! Tenemos una semanita para montar algo, lo pasaremos bien

      Eliminar




Reserva con booking a través de Un blog de Palo

Booking.com

Lo más leído