Ferrara turismo durante un día: qué ver

Ferrara es una preciosa ciudad italiana situada a pocos kilómetros de Bologna en la Emilia Romaña, con un importante pasado histórico c...

Ferrara es una preciosa ciudad italiana situada a pocos kilómetros de Bologna en la Emilia Romaña, con un importante pasado histórico como una de las principales sedes de la familia Este junto con Módena. Actualmente, como muchas otras, es una ciudad muy agradable para hacer una ruta turística de un día, te contamos los atractivos turísticos de esta ciudad.

Castillo Estense en Ferrara

Lo más probable si visitas Ferrara es que llegues en tren, desde la estación hay que caminar un poquito hasta el casco histórico de la ciudad, lo más directo es Viale Cavour que prácticamente te llevará hasta el castillo de Este. Como el castillo estense es de visita obligada estaría bien empezar por el mismo la visita. Es un castillo de gran tamaño en el que se pueden visitar diversas colecciones de arte y las varias dependencias de los duques de Este desde el inicio de la contrucción del edificio en el siglo XIV. Además del edificio histórico el museo también cuenta con obras pictóricas de varios artistas de la zona como De Pisis, Boldoni o Mentessi. 

La fortaleza de un tamaño imponente está rodeada por un gran foso, tiene planta cuadrada con grandes torreones en las esquinas, que junto con los puentes levadizos y las fuertes medidas defensivas hicieron de este un castillo prácticamente inexpugnable en el inicio del renacimiento.

Castillo Estense en Ferrara


A pocos pasos del castillo se encuentra la Catedral de San Giorgio, un precioso ejemplo del gótico del siglo XII, con una de las fachadas más llamativas del arte italiano. Pertenece a un románico tardico que se mezcla con el gótico inicial que ya deja ver los arcos apuntados conjuntamente con los de medio punto. La parte superior de la fachada, un poco más tardía, es plenamente gótica. Además de la espectacular fachada con su pórtico apoyado sobre leones destaca el campanile que se atribuye a Gian Battista Alberti. 




 La catedral tiene uno de sus lados en la Piazza Trento - Trieste, la antigua piazza dell'Erbe, centro neurálgico de la ciudad y mercado, en ese lateral se encuentra la "Loggia dei Merciai" una galería porticada donde se encontraban los talleres y comercios artesanales, en la actualidad sigue teniendo una función comercial y es uno de los rincones más bonitos de Ferrara.



Una de las visitas obligadas, si nos dirigimos desde el centro al lado contrario de la estación y que personalmente me encanta, es el palacio Schiafanoia, cuyo nombre indicaba que había que eliminar el aburrimiento aplasta-la-noia. La visita merece la pena, el palacio fue edificado al final del siglo XIV, la parte más interesante es el llamado salón de los Meses, una sala completamente decorada con frescos con la representación iconográfica de los meses del año, realizados entre 1469 y 1470 por algunos artistas ferrareses. En el edificio también se alberga la colección de arte cívico de la ciudad, que tiene piezas etruscas y romanas. Muy cerca del palacio Schiafanoia se encuentran la iglesia de Santa María in Vado y el palacio de Bonacossi edificio renacentista que conecta a través del jardín con el pequeño palacio "Palazzina" Marfisa d'Este.

Palo en Via delle volte

De vuelta a las calles del centro el paseo por la Via delle Volte merece la pena, es una de las calles con mayor aire medieval, el nombre "volte" viene dado por bóvedas que cubren algunos tramos y sobre las que se apoyan muchas de las casas que dan a esta calle. Estos lugares eran antiguos pasajes entre las casas y algunos talleres artesanales o negocioes. Al rededor de esta calle se abren muchas otras, con numerosos locales y restaurantes donde pasar un buen rato o comer.



Otro de los lugares que no te puedes perder en la visita a Ferrara es el palacio de los Diamantes, uno de los mejores ejemplos de la arquitectura renacentista italiana por su decoración con puntas de diamante que recubre toda la fachada. El palacio se proyecta a final del siglo XV  gracias al interés del hermano del Duque Escole I, Sigismondo d'Este en 1492. La fachada está cubierta por más de 8000 bloques de mármol blanco y rosa con formas triangulares que dan la sensación de tratarse de diamantes según la orientación de la luz. El interior del palacio también es muy bello, tiene un claustro renacentista decorado con mármol también. Actualmente el palacio es un centro expositvo y museal con grandes muestras como la que se celebra este otoño sobre el Orlando Furioso.

Si todavía tienes tiempo puedes visitar la Casa de Ludovico Ariosto el famoso autor del Orlando Furioso, donde pasólos últimos años de su vida. O la iglesia de la Cartuja de San Cristóforo muy cercana a la casa de Ariosto y al palacio de los Diamantes.

Para que te lo lleves, aquí tienes la ruta y si te gusta, ¡comparte!

Ruta de un día por Ferrara


También te puede gustar...

0 comentarios




Reserva con booking a través de Un blog de Palo

Booking.com

Lo más leído