Comer en Budapest: restaurantes baratos

Os traemos un resumen de algunos restaurantes baratos donde comer en Budapest sin gastar mucho y bebiendo buena cerveza. Estas son las propuestas para los que visitéis en algún momento la “Perla del Danubio”.

Postres caseros en un restaurante de Budapest
Postres caseros en un restaurante de Budapest

Restaurantes económicos con buena comida

Si una cosa caracteriza a esta ciudad son los precios bajos a la hora de elegir menú. Hay muchísimos restaurantes indicados para turistas en la zona centro, pero yo os recomendaría que os dejaseis guiar por vuestro propio instinto y probaseis un poco de todo, desde los típicos bares “de barrio” a los restaurantes de ambiente local e incluso algunos turísticos, hay mucha variedad y no os va a defraudar.

Birland – Sport Bar

El sábado a mediodía, comimos en un lugar muy céntrico cerquita de la Opera y en uno de los laterales de la calle Andrassy (Liszt Ferenc ter 7, Terézváros), se llama Birland – Sport Bar. El sitio está situado detrás de una plaza en la que hay multitud de bares, aunque estos parecen mucho más turísticos. Si camináis cincuenta metros os vais a encontrar este sitio, con terraza y mucha menos gente que el resto. Aquí comimos un plato para compartir de Tartar de Carne, servido sobre una tosta y condimentado con pimentón no muy picante. Después un plato con diversos embutidos y una especie de paté de queso que estaba delicioso y un plato de pollo en salsa espectacular, acompañado por unos gnocchi de pasta que parecen ser bastante típicos. La cuenta con tres cervezas (casi 1,5 l) fueron unos 20 €.

 Birland - Sport Bar
Birland – Sport Bar
Plato principal de pollo Birland - Sport Bar
Plato principal de pollo Birland – Sport Bar
Tabla con diferentes ingredientes Birland - Sport Bar
Tabla con diferentes ingredientes Birland – Sport Bar

Poco puedo decir del sábado noche, ya que con la merienda que nos metimos a las seis sólo cenamos un par de alitas de pollo KFC.

Bambi Eszpresszó (Frankel Leó út 2/4)

El domingo después de la visita al Castillo decidimos que era hora de descansar y comer algo. Estabamos en Buda, en la orilla del Danubio y la verdad, nos costó encontrar un restaurante. Entramos en el primero que vimos lleno: Bambi Eszpresszó (Frankel Leó út 2/4), este sitio no es recomendable si eres muy escrupuloso y te da un poquillo de asco sentarte en una mesa que no ha sido limpiada después de usarse o que se te peguen las manos a la carta. Pero fuera de esos detalles folclóricos la comida es baratísima y está muy buena. Pedimos un Sanwich caliente (310 HUF – 1,10 €), unas Debrecener (salchichas rojas un poquito picantes, 580 HUF – 1,85€); unas Virsli mustámbil (?¿ o algo así, que eran unas salchichas viena, 580 HUF – 1,85€), 3 cervezas y dos postres, y nos costó: unos 3300 HUF (11 €) y algo más de la propina. Los postres, una tarta de chocolate y otra de queso eran buenísimos, probablemente eran de pastelería pero artesanal. Sinceramente, no creo que en muchas ciudades europeas seáis capaces de encontrar esto.

Típicas salchichas con muuucha mostaza
Típicas salchichas con muuucha mostaza

El domingo por la noche me lo reservo para otro post, cenamos en un lugar realmente bueno: Borsso Bistro (ya tenéis el post)

El lunes comimos cuando salimos de los baños termales Széchenyi en el parque que hay alrededor de los baños en una Hamburguesería tipo McDonalds Húngaro. Los precios eran casi europeos, unos 5 € el menú con hamburguesa, patatas y cocacola. Eso sí, la carne era deliciosa, no sabemos de donde vendría, pero si era ternera húngara mi más cordial enhorabuena a los ganaderos del país.

Restaurantes Kisharang (V. October 6 U. 17th)

La cena del lunes fue en un lugar realmente singular, llegamos a él vagando por las calles del centro, no queríamos algo para turistas, sino comida húngara de verdad. Así llegamos a una de las calle paralelas a la Basílica de San Esteban. El restaurante se llama Kisharang (V. October 6 U. 17th), el local es muy pequeñito y tiene una terraza. Lo más sorprendente cuando pedimos es que no hay bebidas alcólicas, con lo cual pedimos una cocacola y un refresco de cereza típico húngaro. Los platos de la carta eran típicos de la zona y algunos platos transilvanos. Pedimos una crep de pollo recomendada por el camarero, que era muy amable, un plato de salchichas con arroz y un gulash de cerdo con los famosos gnochi. La comida estaba muy buena, sobre todo la crep, tenía un sabor estupendo. El precio fue muy económico unos 12€ entre los dos. 

Restaurantes Kisharang restaurante tradicional en Budapest
Kisharang restaurante tradicional en Budapest
Kisharang restaurante tradicional en Budapest
Carne con arroz,
Restaurantes Kisharang Budapest



Me reservo otro post para las cafeterías y los bares del lugar ya que una de las especialidades de este país es la repostería y en Budapest te vas a encontrar numerosos lugares para tomar un copioso desayuno o merienda.

Gracias por pasar por aquí!

0 Replies to “Comer en Budapest: restaurantes baratos”

  1. Pero bueno, me asombras con tus encuentros culi-narios, ja ja ja! es el blog mas enrollao de comidas por doquier, de aquellos de las tres bes, bueno, bonito y barato, muchas gracias por pasar estas sensaciones maravillosas, son como si nos transportaras por esos mundos

  2. Gracias!!!! Tengo uno preparado que no te puedes perder, Restaurantes en Vilnius

Deja un comentario