10 lugares románticos en Europa para disfrutar San Valentín

En las preciosas ciudades de la vieja Europa se encuentran algunos de los lugares más románticos del mundo: la torre Eiffel en París, los canales de Venecia, la Fontana de Trevi en Roma… Ahora que se acerca San Valentín es un buen momento para hacer un repaso a algunos otros sitios que conservan una encanto especial gracias a sus espectaculares vistas, sus rincones solitarios, su arquitectura e historia o su luz y colores especiales. Seguro que todavía estáis a tiempo de coger un vuelo lowcost o un tren rapidito y visitar estos rincones de ensueño sin caer en los grandes tópicos del romanticismo.

1. Castel San Pietro Verona

La ciudad de Romeo y Julieta esconde preciosas calles y edificios, sin embargo, mi lugar preferido para disfrutar de ella es la colina de Castel San Pietro, desde donde las vistas son espectaculares. Se encuentra en una de las orillas del río Adige y se puede llegar tanto a pie como en coche.
verona desde castel san pietro

2. Canales de Brujas

Esta pequeña Venecia del norte es una de las ciudades más bellas de Bégica. Una escapada de fin de semana a esta localidad es sin duda una buena ocasión para recorrer sus calles y canales con un sabor a pintura flamenca y estilo gótico-renacentista.

brujas puente

3. Puente de San Carlos, Praga

¿Quién ha dicho que un puente nevado no es uno de los lugares más románticos del mundo? El puente de San Carlos es uno de esos monumentos privilegiados en los que llueva, nieve o haga sol la atmósfera con la que os encontraréis será increíble.
praga

4. Bastión de los Pescadores, Budapest

Las vistas de Budapest desde el Bastión de los Pescadores en la colina del Palacio Real, en Buda, son una sitio de cuento de de hadas. La visión del Danubio dividiendo las dos ciudades unidas a través del Puente de las Cadenas y el Parlamento húngaro situado en una de las orillas es realmente espectacular.
budapest

5. La Calle de la Compañía, Salamanca

De abajo arriba, de arriba para abajo, la calle de la Compañía es una de las más bonitas que conozco. En un extremo las torres de la Clerecía, en el otro el Palacio de Monterrey, a un lado la casa de las Conchas, la Iglesia de San Benito, el Convento de la Purísima o el Palacio Maldonado, hacen de ella el lugar ideal para un paseo romántico.
salamnaca
6. El Puente Luis I, Oporto 
Ver una ciudad desde las alturas suele ser siempre sugestivo, ver Oporto a la altura de los ojos desde el Puente Luis I lo es más. La ciudad donde los aires marinos se mezclan con los olores de las barricas de las colinas de Gaia, todo un festín para los sentidos y no sólo la vista. 
oporto
7. La plaza Plaza Rynek Główny, Cracovia
La plaza Rynek Glówny es uno de esos lugares que lo mires por donde lo mires siempre te encanta, la originalidad de los edificios situados en ella consiguen envolver al visitante e integrarlo en un conjunto arquitectónico único. El centro histórico de esta ciudad es un lugar inolvidable, sembrado de palacios y casas medievales no deja indiferente al visitante.
8. Sirmione y el Lago di Garda
Uno de las cosas que más me gustan de Italia y que no tenemos en España son los lagos, el primero que conocí y con gran empeño durante el viaje del instituto fue el de Garda. Sirmione es uno de esos pueblos que parecen sacados de un cuento de hadas, y aunque el amor no es ningún cuento, es siempre un lugar extraordinario para disfrutar de la buena comida y el vino en compañía.
sirmiione
9. Chateau d’Azay-le-Rideau y el Valle del Loira
No podía faltar Francia en esta lista de sitios románticos. Más allá de la capital y cerca de esta, el Valle del Loira y sus innumerables y magníficos castillos son algunos de los sitios con más “amor” del país vecino. Como tenía dudas por cuál decantarme, entre Amboise, Blois, Chanenceaux, etc… elijo uno un poquito menos conocido el Castillo de Azay-le-Rideau, una auténtica joya del renacimiento francés.
castillos del loira

 10. Centro histórico de Delft
Si visitáis a la ajetreada y bella Amsterdam pero queréis pasear en un lugar idílico y tranquilo, no podéis dejar de viajar hasta Delft. Esta pequeña y preciosa ciudad es un ejemplo de los típicos canales holandeses, que poco tienen que ver con los belgas. Delft, la ciudad de Vermer os hará soñar con con sus calles llenas de luz y sus originales edificios.
delft

¿Os ha gustado? Seguro que echáis muchos lugares en falta…

Deja un comentario