Qué ver en Berlín: ruta Berlín en tres días (II)

RUTA SEGUNDO DÍA
El segundo día nos decidimos a pasar la mañana en la Isla de los Museos, está claro que si quieres visitar todos tienes que dejar un día completo. Fuimos caminando por una de las orillas de la isla, que se conviertió en un paseo muy agradable desde el centro de Mitte. La verdad la Isla de los museos merece la pena, incluso si no sois demasiado amantes del arte, es uno de los “imperdibles” de Berlín, además el precio es muy asequible, piensa que El Prado cuesta 14€, mientras que el ticket combinado para todos los museos de la isla cuesta 18€
Isla de los Museo - Ruta por Berlín
El Museo principal es el Museo de Pérgamo, cuyo nombre lo toma del famoso altar que es una obra realmente impresionante, aunque a mí personalmente me impresinaron muchísimo las puertas de Isthar y el camino que lleva hasta ellas. Es cierto que hay una buena parte de restauración, pero la sensación es impresionante. 
Isla de los Museo - Ruta por Berlín
Museos en Berlín

Museos en Berlín
 Espectacular también la sala en la que se encuentran las Puertas del Mercado de Mileto, uno de los tesoros de la arquitectura romana. Por supuesto, indispensable la visita al altar de Zeus, de Pérgamo (que da nombre al museo), la sala está perfectamente diseñada para observar cómo era la magnitud del altar no solo la parte que se mantiene sino a través de un juego de espejos que alarga el altar hasta convertirse en la majestuosidad de otros tiempos. 
Altar de Pérgamo Museos en Berlín
Sin salir de la isla nos dirigimos a ver otra de las joyas museísticas: el busto de Nefertiti, en el Neues Museum. El busto es una de las obras de arte más impresionantes que he visto, por su magnifico estado de conservación, por la expresión de sus ojos, por la majestuosidad de su porte, por su realismoa… realmente bello. ¡No os lo perdáis!
Tras pasar toda la mañana en la Isla de los Museos comimos unas fantásticas salchichas callejeras en un puesto entre la isla y la catedral y después de comer no hay nada como tomar un café y un trocito de chocolate en la tienda de Ritter ¡Qué tienda! Nos encantó poder elaborar nuestro propio chocolate y traérnos ese recuerdo… poco duradero.
Tienda Ritter BerlínTienda Ritter Berlín

Posteriormente nos dirigimos a la zona oeste a visitar el Check Point Charlie, el único paso fronterizo que se conserva y uno de los más famosos. No esperéis nada espectacular, es una simple caseta, sin embargo tiene toda la fuerta histórica posible y merece un buen paseo hasta allí. Al lado del CheckPoint hay un pequeno memorial con algunos restos del Muro de Berlín.
Check Point Charlie
Acuario de BerlínDespués, de nuevo paseando, volvimos hasta la zona de Mitte, muy cerca del Ayuntamiento Rojo y la Torre de las comunicaciones encontramos un acuario y como somos un poco frikis de los acuarios fuimos a visitarlo. El Acuario estaba bien, nada especial excepto el magnifico acuario tubular con ascensor del hotel Radisson. El AquaDom es un gran acuario cilíndro con más de 25 metros de altura y un millón de litros de agua, en él se encuentran más de 1800 peces tropicales de diversas especies tropicales.
Barrio Judío de Berlín

Para terminar el paseo volvimos caminando hacia el hotel y paramos a tomar una cerveza en un patio berlinés del barrio judío, un patio muy chulo decorado con la escultura de una especie de monstruo buho-murciélago de ojalata muy divertido que se mueve por dinero si le apetece: insertas la moneda y la escultura decide si le caes bien y quere moverse. Después de llegar al hotel y cambiarnos fuimos a cenar a un… japonés, nada típico esta vez. Después otro paseo hasta Alexander Plazt (estaba al lado del hotel) y una cervecilla por allí.

TERCER DÍA
El último día decidimos visitar una parte un poco más alejada de Mitte ya que queríamos ver la Iglesia Memorial Kaiser – Wilhem – Gedächtniskirche, un monumento dedicado a la paz y a la reconciliación. En realidad podrían ser dos iglesias, la antigua, casi totalmente destruída y la moderna con una imponente torre de vidrios azules. Interesante.
Berlín ruta de dos días
Cogimos el cercanías y nos dirigimos a la otra punta de la ciudad para ver el mayor paño del Muro de Berlín que se conserva. Se conserva más de un kilómetro de muro decorado como si se tratase de una galería de arte al aire libre, entre los murales más famosos el del Beso, por supuesto parada para foto indispensable.

El paseo y la zona de la East Side Gallery se ha convertido en un lugar muy agradable para pasear, tomar algo y sentarse a la orilla del río. Desde allí podréis hacer buenas fotos de la panorámica del río con el puente Oberbaumbrücke, cuyo origen se remonta al inicio del siglo XVIII  y es sin dua el puente más bonito, largo e interesante de Berlín. No hace muchos años fue restaurado por el arquitecto español Santigo Calatrava, que supo mantener su estilo neogótico con forma de puerta amurallada.

Muro de Berlín

El post no está completo, quedarían por nombrar los lugares en los que comimos y, sobre todo, bebimos cerveza… pero eso queda para el próximo!

Gracias por pasar

Te interesa: Qué ver en Berlín: ruta Belín en tres días (I)

Deja un comentario